Télam 162
Télam 162

El médico Juan José Mussi –uno de los viejos barones del Conurbano- fue intendente oficialista de Berazategui. Luego fue designado Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y al frente de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), un organismo interjurisdiccional conducido por un delegado del gobierno nacional.


El entre tripartito en el que conviven el gobierno nacional, el de la Provincia de Buenos Aires y el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tiene la misión de sanear el Riachuelo.


Fue creado en 2006 y en 2008 fue conminado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación para acelerar la tarea siempre postergada de la limpieza del Riachuelo.


En 2012 la Acumar fue invitada por la Presidencia de la Nación a instalar un pabellón en exposición en Tecnópolis. La Acumar le encargó la misión de construirlo a la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF).


Firmaron un convenio específico para la construcción y mantenimiento de un pabellón de Acumar en Tecnópolis para los años 2012 y 2013. El convenio se firmó en junio de 2012 por una cifra cercana a los 21 millones de pesos.


El juez Claudio Bonadio investiga si para la construcción del pabellón de Tecnópolis hubo un desvío de fondos de la Acumar que tienen como destino el saneamiento de la cuenca hídrica.


En 2012 Mussi aumentó el dinero destinado al área de Fortalecimiento Institucional de la Acumar y de allí se dispuso la partida para el pabellón de Tecnópolis.


Cuando ese aumento de dinero se puso a consideración del Consejo Directivo, se aprobó por mayoría sin tomar en cuenta el pedido de postergación que solicitaron los representantes de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Esos representantes se abstuvieron en la votación.


Según explicaron fuentes judiciales, la Untref, por su parte, habría contratado de manera directa a proveedores para que realizaran la obra. Y cobró un fee del 5% del costo de la obra en concepto de "gastos administrativos".


Según los investigadores, la Acumar podría haber contratado a los mismos proveedores que contrató la Untref porque la Universidad no realizó -según lo investigado- ni el proyecto ni el diseño del pabellón de Tecnópolis.


No aparece en el expediente una rendición de cuentas de las erogaciones por parte de la Untref ni un resumen de los gastos administrativos por los cuales recibió cerca de un millón de pesos.

Mussi tiene que presentarse hoy por la mañana en Comodoro Py para declarara como indagado ante Bonadio por el delito de malversación de caudales públicos. Por el mismo caso fue citado a indagatoria Aníbal Jozami, el rector de la Untref, pero la declaración se pospuso por cuestiones personales del imputado.


Luego de la contratación de la Untref, la Acumar decidió tomar –para Tecnópolis 2013– los servicios de la empresa Kudi S. A. Esa segunda parte del convenio también está bajo revisión judicial por algunas inconsistencias de la empresa que obtuvo contratos millonarios, que fueron detectadas tanto por los investigadores judiciales como por la Auditoría General de la Nación.