Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162

En una entrevista radial, el ex presidente Fernando De la Rúa se manifstó su malestar por la comparación que suele hacer el kirchnerismo con su gobierno e insinuó que va a votar a Mauricio Macri.

Sobre las elecciones, analizó: "Hay dos sorpresas. La mayoría creía que ganaba (Daniel) Scioli en primera vuelta y nadie dudaba de que la provincia de Buenos Aires era un feudo del justicialismo. Pero hubo muy poca diferencia entre los candidatos a presidente y ganó María Eugenia Vidal en la Provincia, desplazando por primera vez al justicialismo. Eso va a permitir revisar a fondo el desastre de todos estos años que ha producido un enorme déficit y un agujero negro en la economía provincial y nacional".

Consultado sobre la posibilidad de que Scioli se diferencie de Cristina Kirchner, respondió: "Él ha hecho todo lo posible por afirmar su perfil, pero no puede diferenciarse tanto porque es el candidato que está representando al oficialismo y no puede dejar de lado lo que el Gobierno ha sido y pretende que sea él".

En el virtual relanzamiento de su campaña de cara al ballotage, Scioli cambió la estrategia y potenció su intención de pegar a Macri con el neoliberalismo y los 90 y a Cambiemos con la Alianza. ¿Hay parecidos? "La comparación (entre Cambiemos y la Alianza) sirve no para lo que la usa la presidenta, sino porque es parecida la trágica situación que dejó el justicialismo el gobierno en 1999 y como lo deja ahora en 2015", opinó en la entrevista con el programa Resumen de una semana agitada, de radio LK.

En esa misma recta, abundó: "Yo recibí el país en condiciones similares al que ella (Cristina Kirchner) le va a dejar al próximo Gobierno. Nuestra lucha fue contra el Fondo Monetario Internacional mientras que la interna del país nos socavaba la estabilidad. En vez de defender el país de los grandes intereses internacionales, inventaron una forma de quedarse con el poder. El resultado es la situación que nos encontramos hoy después de la devaluación de (Eduardo) Duhalde, que causó un daño enorme, y los doce años de este Gobierno, donde se ha hecho una vasta acción de propaganda, porque la crisis económica no es del 2001, sino del 2002.

En ese sentido, criticó la comparación que suele hacer el kirchneismo con su Gobierno. "Es constante y no lleva a nada. Veamos cuál es el déficit público y la deuda externa o social al día de hoy. Aumentó la pobreza y el desempleo real, que lo disimulan con los planes. El que tiene un plan no busca empleo. Pero esa no es la cuestión. Lo ideal es que todos tengan trabajo".

"En el 2001 la crisis económica fue por el problema de una deuda que no habíamos creado, pero venía de antes. Este Gobierno anunció que había arreglado ese problema. Sin embargo, deja un déficit de deuda muy superior al que tenía el país en aquella fecha", agregó, en otra polémica definición.