El parte policial que figura en la causa judicial es estremecedor: "...alrededor de los cadáveres se hallaron 131 vainas servidas de balas calibre 9mm, 84 disparadas por ametralladores y 47 por pistolas, una vaina calibre 11.25 y seis vainas calibre 12mm disparadas por dos escopetas". Cerca de los cuerpos destrozados había 138 vainas. Les habían disparado 138 tiros en un descampado de Capilla del Señor a unos 80 kilómetros de la Capital. Los cuerpos de Atilio López y Juan José Varas fueron hallados al anochecer del 16 de septiembre de 1974.

Ese mismo día, por la mañana, un comando de la Alianza Anticomunista Argentina, la temible Triple A, había secuestrado a Atilio "El Negro" López dirigente sindical combativo que en 1973 había sido electo vicegobernador de Córdoba por el Frente Justicialista de Liberación (Frejuli) en la fórmula que encabezaba Ricardo Obregón Cano.

Eran épocas en las que José López Rega, el ministro de Bienestar Social de la presidente Estela Martínez de Perón, manejaba la Triple A y decidía sobre la vida y la muerte de los argentinos. Aquel día López estaba en un hotel del barrio de Once. De allí se lo llevaron integrantes de la Triple A que fueron identificados. Uno de ellos fue Eduardo Osvaldo Fumega.

Un rato antes de secuestrar a López, los hombres de la Triple A habían detenido ilegalmente en el Aeroparque a Juan José Varas, sindicalista cordobés que acompañaba al ex vicegobernador en aquel viaje que realizaron a Buenos Aires.

Las empleadas de Austral a las que los miembros de la Triple A le pidieron que llamara a Varas por los altoparlantes del Aeroparque reconocieron a Fumega, subinspector de la Policía Federal, como quien encabezó el procedimiento. Con Varas esposado fueron a buscar a López al hotel, de donde se lo llevaron. Una trabajadora del hotel confirmó en Tribunales que Fumega estuvo entre quienes fueron aquel día a detener a López.

Los testimonios que permitieron identificar a Fumega, como uno de los autores de los asesinatos, fueron recogidos en un expediente (reabierto en 2006) que tiene a su cargo el juez Norberto Oyarbide. Según fuentes judiciales, en los últimos días, Oyarbide firmó una resolución en la que declara que Fumega –ya fallecido- integraba la Triple A y fue uno de los autores del secuestro y posterior homicidio de López y Varas. El juez señaló que la resolución firmada tiene "carácter exclusivamente declarativo" y que tiene la "significación jurídica de un juicio por la verdad".

La Triple A, en comunicados a los medios se había adjudicado varios asesinatos con contenido político entre los que estaban los de López y Varas, pero recién ahora la Justicia identificó a uno de los autores.

"Sus restos son trasladados a Córdoba y se lo vela en su casa del barrio Empalme. Llantos y desconsuelo en la capilla ardiente. Su viuda no acepta que se lo lleve a la Legislatura, tampoco a los sindicatos que quedan en pie", recordó el historiador Javier Trímboli a los 40 años del asesinato de López el dirigente sindical de los colectiveros, que había participado del Cordobazo junto a Agustín Tosco y René Salamanca, y que fue destituido de su cargo constitucional por el "Navarrazo" para morir acribillado por la Triple A.

A un poco más de 41 años de los fusilamientos, la Justicia le dio certeza a los familiares de López y Varas acerca de quién fue uno de los autores de algunos de los 138 balazos que les dispararon.