El equipo de rugby "Los Espartanos" podría integrar la lista de los "inventos" surgidos un poco por azar, pero cuya aparición produce grandes cambios. Los más notorios, en este caso, fueron la reducción del porcentaje de reincidencia en el delito entre los convictos que recuperaron la libertad y, a través de la incorporación de los valores del deporte, cambios en el comportamiento de los involucrados, tanto dentro como fuera del penal y que repercutieron en todo su entorno.


"Quedé shockeado con lo que ví en el Penal 48, de máxima seguridad"

Al menos eso fue lo que destacó Eduardo "Coco" Oderigo, abogado penalista, ex jugador de Rugby y actual entrenador de Los Espartanos, que contó a Infobae cómo comenzó esta aventura: "Llegué de casualidad, a principios del 2004 por pedido de un amigo que quería conocer una cárcel. En esa época trabajaba en Tribunales y él insistía con que quería ir a una..., fue tal su insistencia que al pasar por el Camino Buen Ayre vi una a la altura de San Martín y allí fuimos. Era el Penal 48, de máxima seguridad: él se dio el gusto de conocerla y yo quedé shokeado con lo que vi".


Los Espartanos rugby 1583 3
En pleno encuentro: Los Espartanos jugaron con un equipo conformado por fiscales en La Plata.

"¿Hay gente violenta y vos querés hacer un deporte violento?"

Solamente el cuerpo de Odoriego pudo salir de la Unidad 48, su mente no. Seguía allí pensando en qué hacer ante la realidad que acababa de conocer y que, pese a ser un hombre de ley, ignoraba: "Al poco tiempo volví. Regresaba a mi casa y fui a la cárcel, solo, y hablé con el director. No sabía por qué, pero le dije que quería enseñar a los presos a jugar al rugby, lo que mejor sabía hacer. Me miró como pensando en que estaba equivocado.´Hay gente violenta y ¿vos querés hacer un deporte violento?´, me preguntó. Le conté que el rugby tiene valores que era importante fomentar, entonces me propuso que volviera luego. Era viernes y regresé el martes siguiente. Ese día me dijo que podía empezar", recordó emocionado y contó que el director del penal lo llevó a conocer los pabellones: "Había 12 con más de 30 presos cada uno.. Me los mostró. En el pabellón 2 estaban los evangélicos y en el 12 había enfrentamientos graves que terminaron en muertes... Le dije que empecemos por el pabellón 2... Así empezamos".


Atómica Producciones presentó el documental que refleja la historia del equipo de rugby integrado por presos de la Unidad 48, de máxima seguridad. Fue grabado en 2014, casi en su totalidad dentro del penal, donde sus productores compartieron la intimidad del pabellón y las celdas.