Presidencia de la Nación 162
Presidencia de la Nación 162
Por Juan Agustín Robledo - jrobledo@infobae.com

Como sucede con las cadenas nacionales -reguladas por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, norma sistemáticamente ignorada por el Gobierno-, la presidente Cristina Kirchner omitió cumplir este miércoles una ley aprobada por su propia iniciativa.


Este mediodía, en un acto en el que fábrica L'Oreal, en la localidad bonaerense de Garín, para inaugurar una nueva línea de producción de esa fábrica de cosméticos, la mandataria pidió "a todos los argentinos que, más allá de las antipatías personales que todos las tenemos, pensemos en todo lo que hemos hecho en estos años. Tiene que tener continuidad, no puede interrumpirse este proceso de crecimiento". Acompañada por el candidato presidencial del Frente para la Victoria Daniel Scioli, Kirchner dijo además que está "convencida" de que los argentinos van a seguir "apostando a la transformación", pues "nadie vota contra sí mismo". "Un país no se construye solamente con sonrisitas y palmaditas en la espalda", sino que "se necesita fuerza, coraje e instituciones, y movimiento político convencido", dijo, y añadió que "ser presidente no es para cualquiera".


Si bien de modo elusivo, para los especialistas no hay dudas: la mandataria violó el artículo 64 quater del Código Electoral Nacional, cuya redacción fue prevista por la llamada Ley de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral (26.571), aprobada en 2009 tras la derrota en las elecciones legislativas.


El artículo dispone que "la publicidad de los actos de gobierno no podrá contener elementos que promuevan; expresamente la captación del sufragio a favor de ninguno de los candidatos a cargos públicos electivos nacionales" y prohibe "durante los quince días anteriores a la fecha fijada para la celebración de las primarias, abiertas simultáneas y obligatorias y la elección general, la realización de actos inaugurales de obras públicas, el lanzamiento o promoción de planes, proyectos o programas de alcance colectivo y, en general, la realización de todo acto de gobierno que pueda promover la captación del sufragio a favor de cualquiera de los candidatos a cargos públicos electivos nacionales".


El abogado constitucionalista Gregorio Badeni dijo a Infobae que la de hoy "es una de las tantas violaciones en las que ha incurrido la presidente", pues lo que el Código Electoral prohibe es "relacionar las obras de gobierno con la propaganda electoral", algo que sin lugar a dudas la mandataria hizo. "Cualquier ciudadano que tengas ganas y tiempo, podría hacer una denuncia. Lo que pasa después, con la Justicia Federal, ya es otro tema".


Para Pablo Secchi, director ejecutivo de Poder Ciudadano, la disposición es clara: la prohibición de inaugurar obras o lanzar planes que pueda promover el sufragio tiene como finalidad que, en el tramo final de la campaña, no se utilice un cargo público o fondos públicos para direccionar el voto, de modo de inclinar la cancha para los oficialismos. Por eso, el acto de hoy "rompe el espíritu del Código Nacional Electoral", sostuvo Secchi, aunque es esperable que nada suceda: "La Justicia lamentablemente no va a hacer nada, porque siempre encuentra el modo de decir que lo que sucedió no configura una violación". Si bien cualquier ciudadano podría reclamar, para el director ejecutivo de Poder Ciudadano "sería una pérdida de tiempo".


Consultados por Infobae, desde la Cámara Nacional Electoral evitaron pronunciarse. En cualquier caso, la situación podría repetirse el viernes, cuando la mandataria viaje a Santa Cruz acompañada del candidato oficialista. Allí, irán a Caleta Olivia, participarán de un acto junto a Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social y candidata a gobernadora, y Máximo Kirchner, candidato a diputado nacional.