Shutterstock 162
Shutterstock 162

La planificación es clave en todos los aspectos de la vida. Para realizar de la mejor manera cualquier actividad que se encare, organizarse permite acercarse con mayor éxito al objetivo propuesto. En la alimentación sucede lo mismo. En este caso, la meta es conseguir alimentarse en forma saludable, planificando las comidas del día y la semana, ya que es la única forma de ser consciente de lo que hay que comprar para preparar algo rico y beneficioso para la salud.


Lo ideal es realizar con tiempo una lista saludable, clara y concisa para llevar al supermercado. Comprar lo justo y necesario que se va a consumir para generar un ambiente libre de tentaciones en el hogar. ¿De qué se trata esto? De evitar tener al alcance de la mano alimentos adictivos, que tienten y rompan todo el esfuerzo que se viene realizando. Comer sin hambre puede abrir una puerta que lleva al organismo a sentirse falto de alimentos cuando en realidad estaba saciado.


En un "ambiente seguro", no se cocina de más "por las dudas" sino que se prepara la porción justa de acuerdo a la cantidad de comensales que haya. No hay alimentos de más y se evita el fácil acceso a la tentación. Todo, basado en la previa organización.


 Shutterstock 162
Shutterstock 162

"Si tomamos una hoja en blanco y tratamos de disponer lo que vamos a comer los siete días de la semana desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, seguramente la brecha de error a la hora de elegir se va a acortar y se eliminan obstáculos de tentación del camino. También otro error al no organizarse es el salteo de comidas que tan negativamente impacta en nuestro metabolismo", explicó la nutricionista Vanesa Rotondi (MN 6.995).


El problema de comer fuera de horario

"Es muy importante establecer los horarios de las ingestas y prever en dónde realizar las comidas o colaciones para tener la preparación adecuada según la hora y el lugar", agregó Rotondi.


Es que planificar no garantiza el éxito, pero sin duda que acerca a una persona más hacia él. Las responsabilidades diarias provocan que, muchas veces, se postergue una comida o que la misma se retrase unas horas. "Si las obligaciones hacen que esto suceda, hay que comer sin culpa la porción justa de lo que haya y planificar que las próximas comidas contengan los nutrientes que no tuvo esta", dijo la nutricionista Florencia Cugliari (MN 7.575), quien agregó: "Si sé que el fin de semana tengo una fiesta, voy a planificar que en los días anteriores y posteriores mi alimentación contenga alimentos que no voy a consumir en esa fecha. La organización me permite un balance saludable entre nutrientes y placer".


Como en toda dieta, es fundamental el consumo de líquidos para mantener al cuerpo hidratado. "El agua representa el 60 por ciento del peso corporal en hombres adultos y es la responsable de que nuestro cuerpo pueda llevar adelante las reacciones químicas fundamentales para mantener las funciones vitales. En toda alimentación saludable, debemos prestar especial atención al consumo de líquidos, principalmente agua, sin esperar que aparezca la sensación de sed, ya que esta es una señal que nos concientiza del existente estado de deshidratación", señaló Cugliari.