La comparación que Gerardo Romano hizo entre Mauricio Macri y Adolf Hitler provocó duras críticas de la comunidad judía. La DAIA emitió un comunicado expresando su "firme condena ante las inadmisibles expresiones" de Romano.


El actor encendió la polémica durante una entrevista radial en la que afirmó que nunca votaría a Macri, ya que "es como si se presentara Hitler nuevamente en Alemania".


En el escrito, la representación política de la comunidad judía argentina advirtió que Romano "pretende asimilar a un candidato perteneciente al arco político democrático de nuestro país con el mayor genocida de la historia". Asimismo, llamó a la sociedad en su conjunto a repudiar los dichos del actor.


Por su parte, Claudio Avruj, subsecretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural porteño, afirmó que "no hay ninguna posibilidad de igualar" a Macri "con el mayor genocida de la historia".


"Quizás valga la pena, porque tal vez Gerardo Romano no leyó, que la propuesta de Gobierno de Cambiemos se fundamenta en los más altos valores democráticos, de inclusión, de respeto a la ley, de apoyo a la diversidad y pluralismo cultural", agregó Avruj.


"La política tiene límites, el marketing político también, y muchas veces quien ofende y difama se neutraliza con sus palabras. Como judío argentino estoy orgulloso de Mauricio Macri, más allá de lo ideológico y partidario", aseveró el funcionario de la Ciudad.


Y finalmente, le habló a Romano: "Usted es libre de pensar y decir, pero la política tiene un límite que usted, tristemente, ha atravesado solo con el rédito personal de presentarse como un verdadero intolerante. Usted con su decir nos agravia y nos ofende".