Las mujeres dedican más de 8 horas diarias al cuidado de los hijos y casi 5 a las tareas del hogar shutterstock 162
Las mujeres dedican más de 8 horas diarias al cuidado de los hijos y casi 5 a las tareas del hogar shutterstock 162

Que las mujeres se convirtieron en los últimos tiempos en seres multifunción ya no es novedad. Ahora, si decimos que pese a trabajar fuera de casa dedican en promedio más de 8 horas diarias al cuidado de los hijos y casi 5 horas a las tareas del hogar habrá quien hable que parecen personas de otro planeta. Y es que las mujeres de hoy parece que lo son.

Cumplen con jornadas laborales muchas veces maratónicas, en medio del día hacen el pedido al súper y planifican la cena y, aunque cuenten en casa con alguien que las ayude en las tareas, son ellas quienes dan directivas y se encargan de que todo esté en orden en el día a día. Además, llevan y traen a los chicos al colegio y cuanta actividad social tengan en la agenda. O sea, cumplen con el rol de ama de casa, aun habiendo sumado a sus obligaciones infinitas tareas que no incumben al "tradicional" papel.

Un estudio de opinión pública a nivel nacional realizado por el Centro de Investigaciones Sociales (CIS) Voices! – Fundación UADE analizó la percepción de los padres sobre distintos aspectos vinculados a crianza de los hijos, las tareas del hogar, el uso del tiempo y valores trasmitir a los hijos, desde una perspectiva de género. Y concluyó que "de todas las actividades del hogar, las mujeres que trabajan realizan además más tareas que los hombres".

Entre los principales resultados del relevamiento surgió que "los aspectos que más valora la sociedad para transmitir a los hijos están estrechamente vinculados con la socialización y el autocontrol social (como buenos modales, tolerancia, responsabilidad, y obediencia), así como también con los hábitos saludables.

Esta gama de valores –vinculados al autocontrol– son más referidos por las mujeres que por los hombres. En cambio los hombres, dan más importancia que las mujeres a la capacidad de disfrute, la expresión de sentimientos y el espíritu de ahorro.

A nivel general, la mayoría de los padres evalúan el rol que ellos desempeñan de manera positiva (8 de cada 10 padres). Las mujeres tienden a considerar que cumplen mejor su rol como madres que los hombres como padres. Así, mientras que 6 de cada 10 mujeres calificaron su rol como excelente o muy bueno, son 4 de cada 10 hombres los que así piensan.

Las tareas del hogar son realizadas por las mujeres en mucha mayor medida que los hombres:

 shutterstock 162
shutterstock 162

o Tender la cama (92% de las mujeres contra 38% de los hombres)

o Lavar los baños (75% contra 20%)

o Lavar la vajilla (92% contra 38%)

o Barrer (88% de las mujeres contra 42%)

o Hacer las compras (85% contra 62%)

o Cuidado de niños (el 63% contra el 32%)

Esto muestra que aun ingresando al mercado laboral las mujeres mantienen su rol tradicional de ama de casa.

En cuanto al tiempo que se le asignan a distintas actividades, el estudio registró en promedio que las mujeres dedican cerca de siete horas al cuidado de los hijos y cerca de cuatro horas al cuidado del hogar. No obstante, los resultados varían bastante cuando se considera el género. Las mujeres les dedican el doble de tiempo que los hombres al cuidado de los hijos y del hogar. En lo que hace al cuidado de los hijos más pequeños, las diferencias por género son más marcadas aún.

En referencia a la crianza de los hijos más pequeños, las mujeres realizan más que los hombres tareas vinculadas con el quehacer diario y rutinario, tales como llevarlos a la escuela, ayudarlos en la tarea o acompañarlos a comer, bañarse, lavarse los dientes. Los hombres, en cambio, declararon realizar más que las mujeres tareas lúdicas o recreativas como ver tv, estar con la computadora, jugar o compartir actividades deportivas. Estas diferencias se mantienen aún si se consideran las mujeres que trabajan.

A la hora de analizar los resultados de la encuesta, Constanza Cilley, directora Ejecutiva de Voices!, destacó: "Pese a que en las últimas décadas se detecta un ingreso de las mujeres al mercado laboral, lo que supone una mejora en términos de igualdad, el estudio muestra la persistencia de estereotipos de género en la distribución de las tareas domésticas y de crianza de los hijos. Estos estereotipos -que reflejan las creencias sobre las actividades, los roles, las características y las atribuciones que distinguen a los hombres de las mujeres y que conforman sus identidades- son muy resistentes al cambio y constituyen todavía hoy un tema de reflexión y de análisis".

En la misma línea opinó Andrés Cuesta, director de Investigación y Extensión de Fundación UADE, quien señaló que "desde distintas disciplinas sociales, se suele reconocer que la madre cumple un rol de carácter fundamentalmente contenedor y nutricional para con los hijos, mientras que el padre ocupa el lugar de transmisión de la norma y de la 'ley social'".

Un resultado de interés de este estudio es que las cualidades relacionadas con el autocontrol (que en definitiva remite a las normas sociales) son más jerarquizadas entre las madres que los padres, en oposición a lo que podría suponerse. "Al mismo tiempo, el espacio vinculado al disfrute y al goce (tanto desde la transmisión de valores como en las actividades compartidas) se destaca más en la figura del padre. En efecto, estos resultados dan cuenta de pequeños pero relevantes cambios en la configuración de los roles paterno y materno en los estilos de crianza y al mismo tiempo ponen de manifiesto que el disfrute y el goce se erigen como nuevo 'mandato social' que los padres asumen en el proceso de crianza de manera más directa que las madres", resaltó Cuesta.

En tanto, Diana Barimboim, profesora e investigadora del Instituto de Ciencias Sociales de Fundación UADE, afirmó: "En este estudio se observa que si bien hay participación del género masculino tanto en la realización concreta de las tareas domésticas como en la crianza y cuidado de los hijos, la mujer sigue siendo la que más horas invierte en estas áreas. El mandato social que identificaba a la mujer como 'ama de casa y madre' entra en conflicto con el mandato social actual de 'mujer profesional e independiente'. Se observa que la mujer continúa como dueña del hogar en términos de responsabilidades. Ejemplo de esto es que hay ciertas tareas que el hombre no hace, como: limpiar los baños, hacer las camas, etc. Respecto a los hijos, se detecta una participación más activa de parte del género masculino".

Hijos y hogar: cuánto tiempo dedica cada uno

 162
162

Al preguntar a los padres entrevistados acerca de cuáles labores del hogar habían realizado el día anterior, entre 7 y 8 de cada 10 indicaron haber hecho las compras (75%), preparar la comida (69%), tender la cama (68%), lavar la vajilla (68%), barrer (68%), mientras que la mitad dijo que el día anterior habían lavado el baño (51%). En lo que hace al cuidado de los niños el 49% declaró que los había hecho el día anterior.

Nuevamente se registraron diferencias significativas en las respuestas de hombres y mujeres, ya que las mujeres realizaron todas las actividades sondeadas en mucha mayor medida que los hombres, registrándose las mayores diferencias en tender la cama (92% de las mujeres contra 38% de los hombres), lavar los baños (75% de las mujeres contra 20% de los hombres) y lavar la vajilla (92% de las mujeres contra 38% de los hombres), barrer (88% de las mujeres contra 42%). Por su parte, la menor diferencia se registró para hacer las compras (85% entre mujeres contra 62% de los hombres).

En lo que hace al cuidado de niños también se advirtió una diferencia por género (63% dijo que lo hizo el día anterior contra un 32% de los hombres que así lo afirmó).

Mientras que para las mujeres las actividades más realizadas son tender la cama (92%), lavar vajilla (92%) y preparar comida (90%) la actividad mencionada más frecuentemente por los hombres es hacer las compras (62%).

Las diferencias entre hombres y mujeres se mantienen aún si se considera el hecho de trabajar. Por un lado, las mujeres que trabajan y no trabajan, tienen pocas diferencias en términos de tareas hogareñas que realizan. Por otro, en todos los casos las mujeres que trabajan realizan más las tareas del hogar que los hombres.

"Las mujeres que trabajan le dedican también más tiempo a sus hijos y al hogar que los hombres"

Y las cifras hablan por sí solas. De las mujeres que trabajan el 92% tendió la cama el día anterior (contra el 34% de los hombres que trabajan, y el 55% de los hombres que no trabajan), lavar los baños (77% vs 21% de hombres que trabajan y 15% de los que no trabajan), barrer (87% vs. 40% y 47%), hacer las compras (86% vs 60% y 67%), preparar la comida (90% vs 41% y 50%), lavar la vajilla (92% vs. 35% y 48%), cuidar a los niños (68% vs 38% y 11%).

Otro tema que se indagó fue cuánto tiempo le dedicaban los padres a una serie de actividades. De esta manera se ve que en promedio le dedican, en promedio, ocho horas al trabajo, casi siete al cuidado de los hijos y otras cuatro horas al cuidado del hogar.

Visto por género el estudio muestra que respecto al cuidado del hogar, las mujeres les dedican un promedio de cuatro horas y 58 minutos, casi el doble de lo que le dedican los hombres (dos horas, 22 minutos). En lo que hace al cuidado de los hijos también las mujeres le dedican el doble de tiempo que los hombres (ocho horas y 14 minutos, frente cuatro horas 40 de los hombres).

De esta manera se advierte que no sólo las mujeres realizan más tareas del hogar que los hombres sino que le dedican más tiempo también. Asimismo se advierte que las mujeres que trabajan le dedican también más tiempo a sus hijos y al hogar que los hombres.

El CIS surgió como una iniciativa conjunta del Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales de Voices! Research and Consultancy y Fundación UADE, con el propósito de desarrollar instrumentos informativos y generar un reservorio de relevamientos de opinión pública sobre distintas problemáticas de la sociedad argentina.

El trabajo se realizó tomando como base una encuesta realizada en todo el país a 1008 personas de 16 años y más, utilizando entrevistas personales como instrumento de recolección.