DYN 162
DYN 162

"Nuestro compromiso, gobierne quien gobierne, es terminar con los feudalismos en la Argentina", aseguraron Mauricio Macri, Sergio Massa y Margarita Stolbizer en la conferencia de prensa que compartieron este miércoles al mediodía para respaldar las denuncias por irregularidades en las elecciones de Tucumán.


Los tres principales candidatos presidenciales de la oposición acordaron también que si uno de los tres llega a imponerse en los comicios trabajarán en conjunto para terminar con el actual sistema de elección y avanzar hacia un mecanismo "de boleta electrónica, boleta única o el que se decida sea el mejor mecanismo". Según acordaron, en las próximas semanas presentarán juntos un proyecto de ley en el Congreso.


El primero en tomar la palabra fue el radical José Cano, principal candidato opositor a gobernador de Tucumán: "Acá no está en juego quién ganó o perdió una elección. Es necesario garantizar a la sociedad un sistema que garantice la transparencia. La voluntad popular tiene que ser garantizada por el Estado y no porque una fuerza fiscalice de mejor o peor manera". "Lo que los tucumanos reclaman en la plaza no es que gane tal o cual candidato, es que nadie les cercene el derecho de elegir", señaló.


El siguiente en hablar fue Macri, quien optó por arrancar con la lectura del discurso que Cristina Kirchner dio cuando era senadora en la sesión para discutir la expulsión de Luis Barrionuevo de la Cámara por la quema de urnas en Catamarca.

A continuación, Stolbizer advirtió: "Estamos ante un hecho de extrema gravedad. Pone en evidencia un sistema feudal que comienza con la corrupción, la práctica clientelar, el fraude y la represión. Ese combo venimos a denunciar".


Luego, Massa pidió que "Tucumán sea la piedra fundacional de un proceso que permita consolidar aquellas cosas que queremos construir para la Argentina del futuro". "Si tomamos la decisión y en una semana cambiamos sistemas jubilatorios o de inteligencia, podemos encarar el 25 de octubre con un profundo cambio que devuelva a los argentinos su confianza en el proceso electoral", sugirió.


En su rol de presidente de la UCR, Ernesto Sanz también estuvo presente en la mesa, pero prefirió no tomar palabra.


Cuando pasaron a las preguntas de los periodistas, Macri reconoció las dificultades que existen para cambiar el sistema de votación antes de las elecciones presidenciales: "De acá al 25 de octubre dependemos de la voluntad del Gobierno. Pero nosotros estamos listos para acompañar cualquier mejora".


Massa, en tanto, fue consultado acerca de la resistencia que suelen tener los peronistas oficialistas y disidentes al cambio de sistema. El líder del Frente Renovador recordó que también hay radicales que rigen provincias con métodos feudales: "Hay una tendencia a tratar de estigmatizar sobre uno u otro partido político por la idea del autoritarismo. Quisiera poner el ejemplo de (el peronista) Carlos Juárez y (el radical) Gerardo Zamora. Cuando veo sus ejemplos no encuentro muchas diferencias. Tal vez lo veo a Zamora empeorando las condiciones en que se desarrollaba la vida política en Santiago del Estero".


Sobre el final de la conferencia, la tensión entre Macri y Massa se hizo presente. Cuando el líder del PRO acababa de eludir una consulta acerca de su posición ante un eventual ballottage, el hombre de Tigre tomó la palabra y dijo: "No voy a esquivar el bulto como hizo Mauricio. Espero que si me toca estar en la segunda vuelta, Mauricio me acompañe y Margarita también".


El líder del PRO no quiso dejarlo con la última palabra y señaló: "Qué bueno, porque dicen que en la vida el que aspira, concede; así que es bueno para nosotros".