Télam 162
Télam 162

"La señora Presidente se equivoca: yo nunca traje a mi casa a Aníbal Fernández ni lo nombré jefe de Gabinete", le respondió irónicamente Elisa Carrió a Cristina Kirchner, quien dijo por cadena nacional que la casa de la diputada nacional era un aguantadero, en referencia a la entrevista que allí se realizó con José Luis Salerno, procesado por tráfico de efedrina.


Carrió se expresó así luego de que la Presidenta la cuestionara por permitir que se filmara en su casa parte de la denuncia televisiva contra Fernández, en la que se lo vinculó con el triple crimen de General Rodríguez: "Esta semana hemos batido récord en materia de originalidad (con las denuncias en campaña), desde lo que parece ser la casa de una diputada, casi un aguantadero", señaló la mandataria.


En un discurso transmitido en cadena nacional, Cristina Kirchner subrayó que "jamás metería a alguien que está procesado por narcotráfico" en su casa. "Se filmó una denuncia con un preso que está condenado a cadena perpetua involucrando a funcionarios de nuestro gobierno, con una clara intención de perjudicar", resaltó la jefa de Estado.


Fernando Sánchez, diputado nacional de la Coalición Cívica, había explicado que la entrevista se realizó en la casa de su compañera de bancada porque "era el lugar más seguro para quien estaba brindando testimonio" y aclaró que Carrió recibió las declaraciones "en calidad de funcionario federal".


Y agregó: "No es una cosa que se hizo para ser ocultado, todo lo contrario. Se dejó registro en acta notarial ante escribano público de dónde se estaba haciendo y en qué consistía la entrevista".