Shutterstock 162
Shutterstock 162

A través del Laboratorio de Máquinas Sociales del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Twitter estudia el caso de Jun como un paradigma del potencial de las redes sociales en los entornos públicos.

Así lo explicó el director de ese Laboratorio del MIT y responsable científico de datos de Twitter, Deb Roy, en el congreso Talking About Twitter (TAT) de Granada.

En la localidad granadina de Jun, los vecinos usan la red de microblogging para pedir que se arregle un farol estropeado, informar el menú escolar, anunciar promociones del bar local o, en el caso del alcalde, José Antonio Rodríguez Salas, para preguntar la opinión sobre ciertas decisiones políticas.

Según Roy, esa organización a través de internet hace que la jerarquía se allane y la organización del pueblo sea horizontal, con mayor capacidad de reacción y rapidez para solucionar sus problemas gracias al establecimiento de conexiones virtuales que se traducen en acciones reales.

El directivo afirmó que en el MIT investigan cómo y con quién se establecen esas conexiones locales y si se puede extrapolar el modelo de Jun a entornos sociales más grandes y complejos, donde no es tan sencillo que todos los miembros de la comunidad tengan visibilidad.

La naturaleza tuitera de la localidad granadina llegó hasta las más altas esferas de Twitter: su consejero delegado, Dick Costolo, alababa el ejemplo de Jun, adonde acudió para inaugurar un obelisco con la escultura del pájaro que da forma al logotipo de la compañía.

A causa de las críticas que despertó el monumento por el supuesto gasto, el alcalde aclaró que fue donado por un ciudadano.