Reuters 163
Reuters 163

Los docentes chilenos entraron hoy en su tercera semana de huelga indefinida con una masiva marcha en el centro de Santiago, que finalizó con enfrentamientos con la policía. De acuerdo con el Colegio de Profesores, la protesta reunió a unas 100.000 personas.

Los profesores, procedentes de distintas ciudades de Chile y apoyados por secundarios y estudiantes universitarios, se congregaron en la Plaza Italia. Tras un recorrido pacífico, que terminó en el centro cultural Estación Mapocho, un grupo de encapuchados lanzó piedras y palos a los agentes de Carabineros, quienes usaron gas y agua para disolver la manifestación.

El gremio docente exige al gobierno de la presidente Michelle Bachelet el retiro de un proyecto de ley de Nueva Carrera Docente que se encuadra en la reforma educativa. La iniciativa propone un aumento salarial de un 28% para los docentes que se acojan al nuevo sistema.

 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163

Dicho sistema genera resistencia porque establece reajustes sobre la base de evaluaciones periódicas de desempeño, un mecanismo que los docentes rechazan por considerar que se sustenta en la "desconfianza" hacia la labor de los profesores.

"Con esta manifestación esperamos una buena respuesta del Ministerio de Educación", expresó el presidente del gremio de maestros, Jaime Gajardo. El Colegio de Profesores de Chile inició su huelga el 1º de junio, afectando a unos 2.200 colegios, equivalentes a un 42% de la matrícula, según datos del Gobierno.

Sin embargo, la huelga del Colegio de Profesores cuenta con un amplio respaldo ciudadano, de acuerdo con una encuesta de la consultora Imaginacción y la Universidad Central, difundida hoy por la emisora Cooperativa, que señala que un 60,3 por ciento de los consultados está a favor del paro.

 EFE 163
EFE 163

La reforma educativa ha sido uno de los principales pilares del programa de gobierno propuesto por Bachelet en su segundo mandato, aunque no estuvo libre de polémica entre los estudiantes y docentes, quienes desde hace años reclaman cambios en el sistema de educación.

A nivel de la enseñanza primaria, Bachelet logró la aprobación de una ley que elimina la selección de estudiantes y prohíbe la obtención de ganancias en escuelas que reciben aportes del Estado. En mayo, además, Bachelet anunció la gratuidad para el 60% de los estudiantes más pobres de la educación superior a partir de 2016.