NA 162
NA 162

A una semana de las elecciones, Miguel Del Sel, Omar Perotti y Miguel Lifschitz, Oscar "Cachi" Martínez y Octavio Crivaro, los cinco candidatos a gobernador de Santa Fe cruzaron propuestas centradas en la cuestión de la seguridad en un debate transmitido en vivo para toda la provincia.

Del Sel, que se impuso en las elecciones primarias, se mantuvo en la línea discursiva que lo llevó hasta ese lugar, apelando a un "cambio que se viene que es imparable" y a superar una etapa en la que, según consideró, "la clase política no ha hecho las cosas bien".

A su vez, Perotti aseguró que el peronismo es "la fuerza que más está creciendo", que los socialistas "no han podido" solucionar los problemas, y que "no alcanza con las buenas intenciones" de Del Sel.

El socialista Lifschitz planteó que será un continuador de las gestiones de Hermes Binner y Antonio Bonfatti, a las que defendió con fuerza, a la vez que prometió ser "el gobernador del cambio, del desarrollo, del progreso, el diálogo y de la concertación".

Algo más desdibujado quedó Oscar "Cachi" Martínez, del Frente Renovador, en tanto que se mostró muy activo y atento Octavio Crivaro, del Frente de Izquierda, buscando refutar y cuestionar a cada uno de los partidos que compiten contra el suyo por llegar a la Casa Gris.

"El cambio que se viene es imparable, de hacer las cosas con transparencia, con honestidad, que la gente viva como tiene que vivir. Vamos a concretar este sueño juntos, vamos a estar viviendo en la provincia que queremos", sostuvo Del Sel.

El cómico no pareció cómodo en una instancia en la que suele apelarse a datos técnicos y propuestas de proyectos y, en particular, cuestionó al partido de gobierno en materia de seguridad.

"La policía no está bien. Rosario tiene la tasa más alta de homicidios del país. Si el candidato (Lifschitz) tiene la solución bienvenido sea, sobre todo porque falta hasta diciembre para que asuma el próximo gobernador", remarcó.

Por su parte, Perotti, quien viene de recibir los respaldos de Daniel Scioli y Florencio Randazzo, cuestionó con dureza al socialismo en cuanto a la inseguridad y aseguró que los santafesinos "sienten que viven con arresto domiciliario porque a las 6 de la tarde no salen más".

El diputado peronista oriundo de Rafaela prometió "decisión, coraje y más recursos" para seguridad. "El socialismo va muy por detrás de los acontecimientos. Vamos a dar una dura lucha contra el narcotráfico y bajar los índices de violencia", advirtió.

Perotti también cuestionó a Del Sel, al sostener que "o no recorre tanto la provincia o miente", al refutar que no haya obras públicas nacionales en marcha en la provincia y mencionar gasoductos en el Norte.

En otro tramo del debate, Lifschitz convocó a mejorar la calidad educativa provincial y lograr así "que Santa Fe sea la Finlandia de la Argentina". El candidato socialista destacó que en la gestión de su partido no hubo "ni un solo caso de corrupción, ni una coima, ni un negociado" en la obra pública y aseguró que se hicieron "muchísimas" mejoras.

Martínez, del massismo, cuestionó al Gobierno nacional por "discriminar" en obras públicas a la provincia y apeló a la "ancha avenida del medio" a la que alude Sergio Massa como precandidato presidencial.

En tanto, Crivaro, del Frente de Izquierda, advirtió que "uno de cada tres trabajadores está precarizado" y reclamó impuestos extraordinarios para las grandes empresas multinacionales que actúan en la provincia con el fin de financiar un plan de viviendas.

De esta forma, Santa Fe entra en la última semana de campaña, que se perfila intensa en cuanto a cruces, reproches y chicanas, ante las elecciones clave del 14 de junio.