Shutterstock 162
Shutterstock 162

La presión por encajar en los cánones de belleza es un fenómeno global que adopta diferentes características y matices según la cultura. Ser "hermosa" es comparable con la delgadez, el éxito y la felicidad según las niñas y adolescentes argentinas, de quienes sólo el 3 por ciento se sienten así. ¿Cómo alimentar la autoestima del grupo más vulnerable de la población?

En el momento de la vida en que las jóvenes se encuentran en pleno proceso de construcción de su personalidad, reciben todo tipo de mensajes imperantes. "En la pubertad, los chicos comienzan a sentir que la sociedad no los va a aceptar si no reúnen ciertos requisitos estéticos. Pero el medioambiente está 'tallado' por los medios de comunicación, que ponen en escena los valores que circulan en la sociedad. Lo 'lindo' tiene que ver con determinados atributos físicos y no con la forma de ser, ni con la vitalidad", explica el psicoanalista Miguel Espeche, coordinador general del Programa de Salud Mental Barrial del Hospital Pirovano, quien sugiere una "mirada más sincera de lo que es la belleza".

Es por ello que la marca de cuidado personal Dove realizó una investigación con el foco puesto en la autopercepción de la belleza en niñas y adolescentes con el fin de colaborar en el desarrollo de una autoestima sana.

El estudio se desarrolló en catorce países: Alemania, Canadá, Reino Unido, Estados Unidos, Italia, Francia, Brasil, Argentina, China, Japón, India, Indonesia, Rusia y Tailandia, contemplando a niñas y adolescentes de entre 9 y 17 años.

Las argentinas están entre las menos propensas del mundo a describirse como "hermosas"

No obstante, sólo 1 de cada 5 niñas afirmó que sería más feliz si se sintiera de ese modo. Otro dato preocupante es que a pesar de que el 69% de las argentinas dicen estar satisfechas con su apariencia, un 39% evitó hacer alguna actividad física a causa de su aspecto, como la realización de algún deporte, asistir a un evento social, ir al médico, asistir al colegio y hasta expresar una opinión personal o participar en clase. Aún cuando casi la mitad de las niñas admiten ser ellas las peores críticas de su apariencia.

Afortunadamente, no todo es negativo. Algunos datos arrojados por el estudio son esperanzadores. Estas niñas imaginan un futuro con entusiasmo: el 79% cree que cuando crezca sentirá confianza en sí misma y el 69% vislumbra el futuro como un lugar en el que podrá expresarse con libertad. Además el 80% se imagina llevando adelante una carrera exitosa. Esta es la razón por la que es posible trabajar la autoestima hoy.


La falta de confianza y sus antídotos

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

Según Espeche, existe una relación directa entre la percepción de la propia belleza y la confianza en uno mismo. "Cuando uno tiene fe, es decir, cuando uno navega en su propia energía, se valida a sí mismo. Es el miedo, que amputa la confianza, lo que impide sentirse cómodo con uno".

Asimismo, las niñas argentinas señalaron que pasar tiempo con su familia (68%) y con sus amigos (84%) las hace sentir con más confianza en sí mismas. Así como la influencia de la familia y de las amistades repercute sobre los estándares de belleza contra los que se mide una niña, los maestros y los mentores también ocupan un lugar significativo y pueden convertirse en influencias positivas frente a los mensajes que surgen de los medios de comunicación, la cultura de adoración a las celebridades y la incidencia que tienen internet y las redes sociales sobre sus vidas.


El impacto de las redes sociales en la autoestima

En Argentina, tres de cada diez niñas asegura sentirse más confiada cuando interactúa con otros de manera online.

Si bien podría considerarse positivo debido a que hoy las redes sociales son un lugar más en el mundo –además del colegio, el barrio o el club–, debe ponerse en contexto con el fenómeno del bullying digital y el acoso en las redes sociales, que no es otra cosa que una réplica de lo que sucede en otros ámbitos. La cuestión se agrava cuando una tercera variable se pone en juego: el 92% de las niñas argentinas se declara activa en la red social, lo que convierte a la Argentina en uno de los países con mayor índice de uso de Facebook en el mundo.

Según Espeche, el bullying digital aumenta debido a la masividad de las redes sociales: "Si bien las redes sociales y Facebook, en concreto, no agregan nuevos elementos al escenario de la violencia, la magnifican: hoy la plaza del pueblo es Facebook, donde uno mira y permite ser visto".


El rol vital de las madres

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

La mitad de las argentinas citaron a su madre como su principal role model

Si bien otros miembros de la familia y los amigos tienen una influencia en cómo las niñas se llevan con su apariencia, "son las mamás quienes más influyen, son ellas quienes tienen un efecto directo en sus hijas a partir de los mensajes que transmiten sobre su propio cuerpo y los de los demás, de manera consciente e inconsciente, que impactan sobre la autoestima de sus hijas", afirma Sharon Haywood, editora canadiense, miembro del comité asesor de Dove Proyecto para la Autoestima.

Por su parte, el psicoanalista explica: "Una autoestima sana se construye desde el nacimiento y solo es posible cuando se da una buena ecuación entre el vínculo madre-hijo y los vínculos de la madre y del hijo con el mundo. Lo deseable es que, durante los primeros años del hijo, la madre haga de puente con el exterior. En la medida de que una madre tenga una vida plena, los hijos también la van a tener, ya que lo que es bueno para los padres es bueno para los hijos. En suma: el vínculo es positivo cuando la madre siente que el hijo es sinónimo de abundancia en su vida y que no está allí como remedio para tapar un vacío".


Los números en el resto del mundo:

-En Brasil, el 19% de las niñas entrevistadas se describió a sí misma como "hermosa" y en la India, el 24%, lo que convierte a las niñas de este país en las más propensas del mundo a calificarse de esa manera.

-En Italia, el 82% de las niñas dice experimentar presión por ser bellas.

-En la India, el 63% de las niñas se preocupan por su peso y el 53% tiene intenciones de hacerse una cirugía plástica.

-El 75% de las niñas rusas dice haber evitado actividades a causa de una baja confianza en su cuerpo.

-En Brasil, el 50% de las niñas entrevistadas dice que sería más feliz si fuera más hermosa y casi la mitad de ellas asegura sentirse más confiada cuando interactúa con otros de manera online.