DyN 162
DyN 162

El gobernador de la provincia de Santa Fe, Antonio Bonfatti, admitió oficialmente que hay miles de votos de las elecciones primarias del último domingo que no fueron contabilizados. Incluso, reconoció la existencia de mesas donde los candidatos tuvieron "voto cero", circunstancia que su propio partido padeció a raíz de que los sufragios "estaban mal apuntados" o figuraban en "otro renglón de la planilla".


En conferencia de prensa, el mandatario informó que hay 175 mesas donde el Frente Progresista, su partido, obtuvo cero votos; mientras que en 102 mesas, el kirchnerismo, y en 48, el PRO, no registraron votos a favor. "No conozco ningún país del mundo en donde el oficialismo haga trampa para perjudicarse a sí mismo", declaró en respuesta a las sospechas de fraude insinuadas por la oposición.


Bonfatti también admitió que el escrutinio definitorio podría arrojar resultados distintos a los informados el domingo, aunque confió que la paridad entre el partido de Mauricio Macri y el socialismo no se va a modificar. "Pueden haber cambios, pero creo que la tendencia se mantiene. El empate técnico va a seguir existiendo", señaló.


Acerca de las incongruencias en la difusión de las PASO, Bonfatti aseguró que lo que generó "inconvenientes" fue un dato que se publicó en el sitio oficial al cierre del escrutinio, que refiere a las "mesas informadas". "En realidad se habla de la totalidad de las mesas. Hay 7.628 mesas informadas, que son el 100 por ciento" de las que participaron en la elección, sostuvo.


En concreto, el funcionario precisó que se contaron los votos de 6.895 mesas, mientras que otras 587, "a las 5:14" de la madrugada del lunes, cuando se cerró el conteo, "la autoridad de mesa o no había enviado el escrutinio, era ilegible, o era imposible determinar lo que había pasado en esa mesa". Y detalló que 144 mesas fueron desestimadas "por alguna razón por el Tribunal Electoral" y que "no hubo ningún problema" cuando se abrieron las urnas y se revisaron las actas.

Tras consignar estos datos, cuestionó a los candidatos que "hacen denuncias" para "aprovecharse de estas circunstancias políticamente", y afirmó que toda la información que recopilan sus adversarios "los están sacando de la página web de la provincia, que es transparente".

"Los malintencionados se equivocan porque en Santa Fe hay transparencia y honestidad, y las voy a conservar hasta el último minuto que sea gobernador", advirtió el mandatario.

Este martes, la Secretaría Electoral de Santa Fe informó que no se pudieron contabilizar los votos de "aproximadamente unas 700 mesas, que figuran informadas pero que no fueron escrutadas en las elecciones primarias". Dicha revelación, que representa unos 200 mil votos, disparó un escándalo en la provincia, con denuncias de la UCR, el PRO y el Frente Justicialista para la Victoria (FPV).