Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 AFP 162
AFP 162

"No me digan que no me van a invitar con nada para tomar", bromeó Martín Lousteau con tono de queja. La bandeja de "Tuco", con un café espresso y una botellita de agua mineral, acalló el reclamo en tiempo récord. Por cuestiones logísticas esta vez hubo que improvisar la mesa de bar en el lunch de la redacción de Infobae, pero el espíritu de este ciclo de entrevistas no se alteró en absoluto: hubo discusión, polémica y confesiones hasta hoy desconocidas de uno de los principales precandidatos que pretenden suceder a Mauricio Macri en la Ciudad.

"A mí me han ofrecido de todo", disparó, por ejemplo. "Desde partidos chicos, que te prestan el sello para meter un legislador, hasta ofertas de espacios grandes como el PRO, que me hizo una propuesta en 2013 y otra ahora, en estas elecciones", develó. El dato despertó a la mesa: "¿Mauricio Macri le prometió un ministerio en una eventual presidencia?". "Me han ofrecido desde lugares en la elección hasta la intención o el compromiso de tenerme como un actor importante el día de mañana", confesó.

El dato alimentaría las especulaciones del resto de los candidatos que hablan de ECO como una colectora del PRO, si no fuera porque el propio Lousteau les puso un freno con un compromiso que quedó registrado ante las cámaras: "Yo me llevo bien con Gabriela (Michetti) y hubo tanteos para hacer una fórmula conjunta, pero yo le propuse que vayamos a Primarias, no dentro de ahí; yo no voy a estar en un gobierno del PRO".

La entrevista se grabó el martes 21 de abril y se prolongó durante casi 50 minutos. Fue una de las más largas del ciclo. Antes y después de que las cámaras estuvieran prendidas, hubo tiempo para repasar las hazañas del invitado como jugador amateur de tenis, una anécdota del día que fue a la popular de Independiente siendo ministro de Economía y un compromiso para debatir con el resto de los precandidatos que superen las primarias porteñas.

"Es la primera vez que una persona más chica que yo no me tutea", rezongó ante la indisciplina de uno de los interlocutores que recién cuando la batería de la cámara agonizaba se animó a cambiar el "usted" por el "vos". "Es un hábito profesional", se justificó el periodista señalado.

 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

Durante la entrevista, Lousteau repartió esfuerzos para marcar diferencias con el PRO y con el Frente para la Victoria. Sin embargo, su paso por la gestión kirchnerista fue una parada obligada. "¿Cristina Kirchner lo decepcionó?", escuchó mientras bebía un sorbo de agua mineral de una botella a la que le sacó la etiqueta. "Sí", respondió sin dudarlo. Al argumentar la respuesta repasó las diferencias de criterio que mantenía con la Casa Rosada desde antes de aceptar el Ministerio de Economía y juró que renunció por las diferencias en torno a la inflación y no por la polémica Resolución 125 de retenciones móviles.

"La Presidente no creía que teníamos un problema de inflación, entonces una cosa es que discutamos sobre las herramientas para combatir la inflación y otra cosa muy distinta es que vengan y te digan: no, no hay inflación", recordó.

"Pero usted fue el autor de la Resolución 125", provocó la mesa. "Yo soy el responsable final del resultado porque era el ministro, de eso me hago cargo; la alternativa era peor y uno de los aprendizajes de esto es que a veces el mal menor tampoco está bien", reflexionó.

La historia pudo haber cambiado antes de llegar al "no positivo" de Julio Cobos en el Congreso. Una noche –repasó Lousteau– le mintió incluso a su custodia para participar de una reunión secreta con los representantes de Federación Agraria. Se dieron las manos y el encuentro terminó con un acuerdo que nunca fue anunciado. "Néstor Kirchner dio marcha atrás y no quiso anunciar lo que habíamos cerrado", repasó casi con melancolía. "Entonces Kirchner dinamitó la posibilidad de acuerdo", lo interrumpieron. "Sí, claro que sí, hubo un momento en el que no quiso dar el brazo a torcer, pero no hablemos más de esto", pidió.

-¿Cuál es la primera imagen que le viene a la cabeza cuando piensa en Moreno?
Cada vez que veo a Moreno en una imagen, cada vez que lo nombran a Moreno, pienso que es parte de la anomalía que tenemos como sociedad, que pensamos que hay cosas que no nos van a pasar y nos pasan. Yo creo que Moreno tiene problemas psicológicos. Es una persona que tiene trastornos. Llegó a un cargo muy importante y tuvo poder informal mayor que el cargo que ostentaba. Miren lo que le hizo hacer a la Presidenta en Angola. ¡Llevar a La Salada! Y además es una persona que no entiende de economía. Yo siempre digo que para la profesión de economista, es lo mismo que un curandero para la medicina. Me aparece anómalo.

-Pero a Moreno lo eligió la Presidente. ¿Ella también tiene trastornos?
Le habrá visto alguna utilidad. Yo lo que vi es que Moreno era un actor que tenía peso. A mí me parece que es anómalo. En Brasil Moreno dura dos minutos. En Uruguay dura cinco.

Lousteau, hoy: socialdemocracia y el desafío en la Ciudad

Café político - Martín Louteau Eco - Pro

Lejos de aquellas historias de 2008 que lo marcaron de por vida, Lousteau es hoy uno de los aspirantes a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de ECO, un desmembramiento del sueño progresista que años atrás había encarnado UNEN. El domingo su boleta competirá contra las de Graciela Ocaña y Andrés Borthagaray.

- ¿Cómo se define ideológicamente?