AP 163
AP 163

A pesar de la debilidad del euro, las importaciones chinas procedentes de la Unión Europea (UE) cayeron 10% en todo el primer trimestre del año, mientras que las procedentes de los Estados Unidos se redujeron casi 13 por ciento.

Las exportaciones se elevaron a 886.830 millones de yuanes (el equivalente a 143.000 millones de dólares), mientras que las importaciones ascendieron a 868.670 millones de yuanes (casi u$s142.000 millones), según anunció la Administración General de Aduanas.

Este organismo agregó que el superávit comercial chino se ha desmoronado en marzo un 62,6%, hasta quedar en los 18.160 millones de yuanes (3.000 millones de dólares).

Esta serie de estadísticas confirma la actual fragilidad de uno de los tradicionales motores de crecimiento del gigante asiático, líder mundial del comercio de bienes manufacturados.

Este repliegue de las exportaciones contrasta con la subida de casi el 50% registrada en febrero, y echa por tierra las previsiones de los analistas consultados por la agencia Bloomberg, que vaticinaban un crecimiento medio del 8,2 por ciento.

Las aduanas, que recuerdan que la coyuntura mundial es "complicada", admitieron este lunes que esta inesperada caída "generará severas incertidumbres, que empañan las perspectivas del comercio exterior chino".

Huang Songping, vocero de la administración de aduanas, culpa de este resultado a las vacaciones del Nuevo Año chino que este año cayó en febrero, y durante el cual las fábricas paran la producción antes de reanudarla gradualmente. Pero aún sin este impacto, la caída de las exportaciones "sólo" habría sido del 4,4% en marzo, aseguró el responsable de prensa.

"Las tradicionales ventajas competitivas de China están desapareciendo" se lamentó Songping, al aludir al encarecimiento de la mano de obra local y a un aumento de la competencia en el sudeste asiático.

 Reuters 163
Reuters 163

Freno a la economía

Pero la frágil demanda interna muestra que hay una desaceleración de la economía del gigante asiático: también las importaciones chinas se contrajeron en marzo un 12,3%, hasta quedar en 868.670 millones de yuanes, el equivalente a u$s141.851 millones.

Esta caída es menor que las de enero y febrero, en torno al 20% -la mayor constatada en cinco años- pero está lejos de que mejore. También en este rubro, los analistas erraron sus cálculos, pues preveían una contracción del 11,3 por ciento.

"Ello sugiere un consumo interior que sigue siendo átono", aunque es cierto que la caída de los precios de las materias primas en los últimos meses -petróleo y minerales de hierro, en particular- "tira hacia abajo el valor de las importaciones", destacan los analistas del banco ANZ.

La caída del superávit comercial chino en marzo está muy lejos de los excedentes registrados en los últimos meses. Por ejemplo, en febrero se llegó a los 370.500 millones de yuanes, en torno a los 60.000 millones de dólares.

El excedente comercial chino fue en 2014 de 2,35 billones de yuanes, gracias al estancamiento de las importaciones.

A mediados de marzo, el Gobierno reconoció la fuerte desaceleración de los intercambios comerciales así como del consumo interno, y ahora prevé que en 2015 las exportaciones crecerán "cerca dell 6%", frente al 7,5% de meta en 2014.

El país podría registrar este año su

pero Pekín lo justifica por el giro que está dando a la economía para "reequilibrarla" y "mejorar la gama" de sus exportaciones.