Shutterstock 162
Shutterstock 162

La subsecretaria del Tesoro de Estados Unidos, Sarah Bloom Raskin, dijo que era necesario garantizar que el derecho internacional respete la soberanía del Estado y los derechos humanos y que sea aplicado a la conducta tanto dentro como fuera de la red.


"Ahora necesitamos desarrollar un consenso sobre cómo responder a esta amenaza", dijo en la conferencia CityWeek celebrada en Londres.


Las amenazas de seguridad en internet minan la libertad de expresión y dañan la recuperación global de la economía, pero cualquier solución será insuficiente si los gobiernos actúan únicamente con la ayuda del sector financiero, aseveró.


"No hay solución mágica", dijo.


Lograr un estado de seguridad absoluta en las redes es un objetivo inalcanzable. "Cada uno de nosotros debe reconocer que este riesgo es quizá el más urgente de nuestro tiempo", señaló Raskin.


El número de dispositivos electrónicos en el mundo creció exponencialmente desde los 500 millones en 2003 hasta los 12.500 millones y podría llegar a 50.000 millones de 2020, aumentando las oportunidades de los delitos cibernéticos.