163
163

El Consejo de Seguridad de la ONU publicó hoy una declaración unánime de apoyo al presidente de Yemen, Abd Rabo Mansur Hadi, en su combate a las milicias chiitas hutíes, durante una reunión de urgencia en Nueva York. "El Consejo de Seguridad reafirma su fuerte compromiso con la unidad, soberanía, independencia e integridad territorial de Yemen, y su compromiso de para apoyar al pueblo de Yemen", declararon los 15 miembros del Consejo.

En su declaración, el Consejo "apoya la legitimidad del presidente Hadi" y llama a todos los actores de esta crisis a "abstenerse de toda acción que perjudique esta legitimidad" y la unidad de Yemen. El Consejo apoya los esfuerzos de mediación del Consejo de Cooperación del Golfo (Bahréin, Catar, Kuwait, Omán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos), y especialmente su propuesta de mantener una conferencia en Riad.

También llama a "todos los estados miembros abstenerse de toda injerencia que avive el conflicto y agrave la inestabilidad", en alusión implícita a Irán que apoya a los hutíes. El presidente Hadi tiene, por su parte, el apoyo de las monarquías sunitas del Golfo, entre ellas Arabia Saudita.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió con carácter urgente para examinar la situación en Yemen, donde la creciente inseguridad ha llevado a Estados Unidos a evacuar su embajada y sus tropas de una base aérea del sur del país tras el cuádruple atentado del viernes, que dejó 142 muertos.

Según el enviado especial de Naciones Unidas en Yemen, Jamal Benomar, quien se dirigió al Congreso a través de una video-conferencia desde Qatar, el país va camino a "una guerra civil" y corre el riesgo de "fracturarse". "A no ser que se logre una solución en los próximos días, el país caerá en un conflicto aún más profundo", señaló.

"A no ser que se logre una solución en los próximos días, el país caerá en un conflicto aún más profundo"

El diplomático, que trata de impulsar desde hace tiempo una solución negociada, aseguró que Yemen vive una "rápida espiral negativa" y consideró que el conflicto tiene cada vez más un carácter sectario.

Por ello, urgió a todas las partes a "darse cuenta de la gravedad de la situación", dejar las retóricas de confrontación y optar por el diálogo, sin el cual el país puede derivar en un escenario como el de "Irak, Siria y Libia", señaló. Benomar advirtió, además, que existen "temores de que Al Qaeda en la Península Arábiga explote la actual inestabilidad para causar más caos".

El movimiento chiita hutíe, que actualmente controla buena parte del país por la fuerza, lanzó hoy una ofensiva para controlar el sur de Yemen con un despliegue en la estratégica e importante ciudad de Taiz, al tiempo que envió fuerzas hacia Adén, aumentando los temores de una posible nueva guerra civil. Yemen está sumido en un profundo conflicto político, agravado desde que el presidente se retractara el mes pasado desde Adén de su forzada dimisión y anunciara que es el presidente legítimo del país, en oposición a lo dictado por los hutíes.