AP 162
AP 162

La edición 2015 del Mobile World Congress (MWC2015), que se lleva a cabo en Barcelona, mostró los avances de la tecnología en cuanto a mayor y más veloz conectividad, a precios más baratos, permitiendo un mayor acceso a nuevos y sofisticados equipos. Mientras que el 4G está prácticamente instalado como estándar en todo el mundo, Corea del Sur está la vanguardia del 5G.


En contraste, Argentina fue, junto a Ecuador, uno de los últimos países de América del Sur en licitar espectro para la nueva tecnología, lo que sumado a las restricciones a las importaciones está aumentando la "brecha digital" con el resto del mundo.


Según consignó el diario La Nación, referentes de la industria señalaron que la dificultad para acceder a las divisas demoró el ingreso al país de la tecnología necesaria para montar la nueva red y, sobre todo, de los smartphones que son la vedette del MWC2015.


En Argentina se venden únicamente los celulares ensamblados en Tierra del Fuego. En una industria en la que resulta sumamente difícil el "autoabastecimiento", el freno a las importaciones implica dificultar el acceso a las partes y las máquinas necesarias para ensamblar la nueva tecnología.


En el último año, el 4G ha tenido un rápido avance en el mundo; en la Argentina, en cambio, según el último Visual Networking Index de Cisco, recién en 2019 se llegaría a alcanzar el 10% de las conexiones móviles con esa tecnología, porcentaje que, tomado en su conjunto, el mundo alcanzó el año pasado.


"Queremos que el dinero de las telecomunicaciones se invierta en las telecomunicaciones", dijo Eduardo Caride, presidente para el Cono Sur de Telefónica Móviles, haciendo referencia al destino de fondos que el Gobierno recibió por la licitación del espectro de 4G y el mejoramiento de los servicios 3G.