163
163

El presidente Barack Obama declaró este martes que tiene el corazón roto por la muerte de la rehén estadounidense Kayla Jane Mueller, quien estuvo en poder del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) durante más de un año.

Señaló que entendía que familiares de los prisioneros de terroristas encuentraran difícil aceptar la política de EEUU de no pagar un rescate. "Conversar con los padres es tan difícil como todo lo que hago. Comprensiblemente quieren por cualquier medio que sus hijos estén a salvo", explicó.

Afirmó que se intentó rescatar a Mueller en una incursión en Siria el verano pasado, pero que la misión falló. "Ella era una joven excepcional y con un gran espíritu. Creo que ese espíritu vivirá", dijo el mandatario en una entrevista con el portal BuzzFeed.

"Mientras más gente sepa sobre ella, más se apreciará lo que ella representaba y cómo contrasta con la organización bárbara que la mantuvo cautiva", declaró. Y aseguró que sintió una fuerte angustia al enterarse de la muerte de Mueller, una voluntaria de 26 años, de Arizona, que fue secuestrada en Siria.

Estados Unidos tiene una política general de no pagar rescate por rehenes para impedir el secuestro por motivos económicos. Esa estrategia ha sido cuestionada desde que comenzaron a tener poder los terroristas como ISIS, que utilizan el asesinato público para propaganda, y el presidente Obama encargó una revisión de esa política hacia los rehenes.


 Reuters 163
Reuters 163

En otro momento de la entrevista, Obama se opuso al planteo de que Estados Unidos no hizo todo lo posible para liberar a Mueller. "Yo no creo que sea correcto. Hemos dedicado enormes recursos. Siempre dedicamos enormes recursos a la liberación de los cautivos en cualquier parte del mundo", dijo.

"La única cosa que hemos sostenido es la política de no pagar rescates a una organización como ISIS. Y la razón es que una vez que empezamos a hacerlo, no sólo estamos financiando la masacre de personas inocentes y fortaleciendo su organización, estamos convirtiendo a los estadounidenses en mayores objetivos para sus futuros secuestros", concluyó.

El Pentágono confirmó este martes que Kayla Mueller no murió durante un bombardeo de Jordania contra blancos yihadistas, tal como había argumentado el Estado Islámico, sino que fue ejecutada por los terroristas.

"No hay dudas. Fue el ISIS", declaró el almirante John Kirby, vocero del Pentágono, al ser consultado por la prensa. Kirby aclaró, no obstante, que todavía no se sabe cómo se produjo su muerte, aunque insistió en que los ataques jordanos no tienen relación con su fallecimiento.