Reuters
Reuters
 Adrián Bono 162
Adrián Bono 162

"Es una adrenalina que no baja todavía", dice Damián Pachter, el periodista que dio la primicia sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, en una conversación que mantuvo por Skype a horas de haber aterrizado en Israel y atravesar la legión de periodistas internacionales que lo esperaba en el aeropuerto.

Poco más de 36 horas antes, el periodista de Buenos Aires Herald que anunció por Twitter que había habido un incidente en el departamento del fiscal Alberto Nisman se preparaba para abandonar Buenos Aires con solo una mochila tras asegurar que su vida corría peligro.

Si bien no entró en detalle sobre qué amenaza pendía sobre su cabeza, habló de que estaba "marcado" y de que fuentes cercanas a él le habían recomendado que se fuera de Argentina tras detectar que estaba siendo vigilado.

Luego de dejar Aeroparque, voló primero a Montevideo, donde tomó un vuelo a Madrid y, después de una tercera conexión, alcanzó su destino final: Israel.

Pachter, ciudadano argentino e israelí, asegura que por ahora se va a quedar en Tel Aviv y pretende seguir ejerciendo el periodismo. "Veo difícil volver," dice. "Si me amenazaron a mí, ¿por qué no hacerlo con mis amigos?," se pregunta.

Con respecto a la publicación de su itinerario a través de Aerolíneas Argentinas, el periodista comenta que se enteró mientras estaba en Madrid esperando su vuelo de conexión a Israel. Admite que no sintió temor "en absoluto".

"La sensación de peligro era sólo en Argentina", agrega. Al preguntarle si pretende tomar algún tipo de acción contra la aerolínea por difundir sus datos, responde que aún "es muy temprano" para tomar una decisión.

Reuters
Reuters

Y ante la posibilidad de que alguien del gobierno argentino intente comunicarse con él, Pachter responde: "No creo que tenga mucho sentido, pero si quieren hablar conmigo voy a atender el teléfono".

Cuando decidió dejar el país, el periodista decidió comunicárselo sólo a un par de personas, por lo que sus colegas de Buenos Aires Herald se enteraron con la noticia en los medios. Pachter asegura que, tras "calmarse", tiene pensado hablar con ellos para explicarles "la gravedad de la situación que sufrió", y por qué actuó cómo actuó.

Antes de terminar la entrevista, realiza un análisis de sus últimos siete días. "Todavía no caímos en lo que pasó. Cuesta creer lo que está haciendo el gobierno nacional, publicando lo que publican, contradiciéndose como lo hacen", concluye.