Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162

Un paro por tiempo indeterminado llevado adelante por trabajadores petroleros amenaza con desabastecer de combustibles a toda la provincia de Mendoza. Se trata de una medida de fuerza realizada por la Federación Argentina de Petróleo, Gas y Biocombustibles, en medio de una fuerte interna en la seccional mendocina entre el sector kirchnerista y el massista. A nivel nacional, el gremio es liderado por el diputado del Frente Renovador Alberto Roberti.


El paro comprende al personal de yacimientos, refinerías y plantas, por lo que la distribución de combustible se vio seriamente afectada y ya generó escasez para el transporte y automovilistas particulares. La interna se desató en noviembre cuando se disputaron las elecciones para renovar la conducción del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Cuyo, cuando la línea del oficialismo del gremio, encabezada por su titular, Dante González, anuló las elecciones en las que había ganado el sector de David Castro, aliado de Roberti.


En aquel entonces, la Junta Electoral decidió anular los comicios y argumentó supuestas irregularidades, como "el pago de votos, amenazas y robo de urnas". El Ministerio de Trabajo avaló esa decisión, lo que inició una escalada de tensión y denuncias cruzadas en el seno del sindicato. Ante la situación, los petroleros que responden a Castro, lanzaron el paro que -dijeron- se extenderá por tiempo indeterminado y pese a la conciliación obligatoria dictada ayer por el Ministerio de Trabajo.


Paralizaron las actividades en los yacimientos y bloquearon el ingreso en la refinería de Luján. Desde YPF alertaron acerca del desabastecimiento de combustible que se ha comenzado a sentir en Mendoza. Según la petrolera estatal, esta situación se debe a conflictos "ajenos" pero ya está afectando a varias zonas de la región Cuyo y el panorama podría "empeorar". Desde la Refinería de Luján de Cuyo se abastece de combustible a otras nueve provincias más de la región, se produce el 28% del total del gasoil a nivel nacional, el 20% del total de naftas y el 35% de la producción de combustibles del país, precisó el Cronista.


En un duro comunicado la empresa estatal, que le inició acciones legales a los responsables, informó que "de extenderse la medida en el tiempo, la situación se agravará y comenzará a sentirse en la producción agroindustrial y en la actividad turística, y se extenderá a las otras provincias que son abastecidas desde Luján de Cuyo".


"En San Juan y San Luis la situación se agravaría con el transcurrir de las horas por quiebres de stock especialmente en diesel", agregó YPF.