www.lacapital.com.ar 162
www.lacapital.com.ar 162

El gobierno de Santa Fe no logra rearmar sus fuerzas de seguridad desde que se desató el escándalo por los narcopolicías en 2013, que terminó con el procesamiento de varios de sus integrantes, entre ellos, Hugo Tognolli. Ahora, debió dar marcha atrás con el nombramiento del jefe de la Unidad Regional I de la Policía provincial, comisario Juan Pablo Garro. A una semana de haber asumido, fue separado de ese cargo acusado de racista y antisemita.

Garro había sido nombrado en reemplazo de Sergio Vergara, quien está siendo investigado en una causa por narcotráfico. Con el desplazamiento del flamante jefe, el gobierno de Antonio Bonfatti dispuso reponer en ese puesto al anterior titular de la repartición.

Garro había sido duramente cuestionado por actitudes antisemitas y discriminatorias en 2006. Ese año, un subalterno lo denunció y dijo ante Asuntos Internos que era humillado con frases como "negro de mierda", "los negros son fusibles", o "si Hitler hubiese estado acá tu familia no hubiese estado hoy", en alusión al color de su piel y porque está casado con una mujer de origen judío.

A su vez, encontraron en el despacho de Garro un cuadro con un águila, una persona uniformada con rostro de calavera y una cruz esvástica.

El repentino cambio del jefe policial fue consecuencia de la presión ejercida por la comunidad, especialmente por la Asociación Cultural Israelita I.L. Peretz, que fue la primera en advertir públicamente sobre el nombramiento de Garro en ese alto cargo.

A esta crítica se sumaron la DAIA de Santa Fe, la agrupación HIJOS y también las Madres de Plaza de Mayo. Por otra parte, el titular de la Asociación Cultural Israelita, Daniel Silber, solicitó audiencias a los ministros de Gobierno provincial, Rubén Galassi, y de Seguridad, Oscar Lamberto, pero no recibió ninguna respuesta, por lo que ayer elevó un pedido al gobernador Antonio Bonfatti.

Tras el vendaval de críticas que surgieron a raíz del nombramiento de Garro, el jefe de Policía de la provincia, Omar Odriozzola, dijo que fue él quien "tomó la decisión" y explicó que la "esvástica" que tenía su elegido era "un dibujo que le habían regalado cuando era cadete".

Finalmente, Galassi anunció ayer que el jefe policial será reemplazado por el anterior titular de la Unidad Regional I, el comisario Sergio Vergara, quien se encontraba en uso de licencia y está siendo investigado en una causa por tráfico de drogas.

El nombramiento de Garro, efectuado una semana atrás, habría contado con el respaldo del secretario de Seguridad provincial, Gerardo Chaumont, y funcionarios del gobierno provincial. Galassi aseguró que "la designación de Garro fue transitoria al solo efecto de poder disponer de un funcionamiento adecuado para estos días en que Vergara tuvo que pedir licencia".

Vergara está imputado por el fiscal federal Walter Rodríguez, en la causa que investiga la aparición, en noviembre pasado, de un camión semirremolque con una tonelada y media de marihuana, en la localidad de Arroyo Leyes.