163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 David Müller 163
David Müller 163
 David Müller 163
David Müller 163
 David Müller 163
David Müller 163
 163
163

Más de 200 personas con barras de hierro, en su mayoría con la cara cubierta, saquearon el centro de Zúrich, la mayor ciudad de Suiza, en la madrugada del sábado provocando numerosos daños materiales, indicó la policía en un comunicado.

"Muchos llevaban barras de hierro, otras llevaban cascos, máscaras de gas y vestidos de protección", dijo la policía, que tuvo que utilizar balas de goma, gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersarles y realizó cuatro detenciones.

Videos publicados en diversos sitios muestran el comienzo de una protesta en la que manifestantes marcha al grito de "¡Revolución!" con una bandera que reza: "Recuperemos las calles". Otras imágenes muestran ya el comienzo de los disturbios con la policía, se oyen los disparos y el griterío.

Los manifestantes arrancaron las puertas de un coche donde se habían refugiado varios policías y quemaron el uniforme de una de las agentes, que no resultó herida.


 163
163

Un Mercedes Benz deportivo fue incendiado durante la protesta

También robaron material de las fuerzas de seguridad, lanzaron piedras y petardos contra la policía e incendiaron varios coches y contenedores de basura, además de romper numerosos escaparates.

Siete policías resultaron heridos en los enfrentamientos y la policía detuvo a cuatro hombres, de entre 20 y 36 años: dos suizos, un británico y otro de Liechtenstein.


 163
163

La cabeza de la protesta mostraba la bandera de "Reclaim the streets" (Recupera las calles)

La protesta se convocó vía Twitter. Durante la jornada del viernes hubo mensajes en clave que fijaban la hora del encuentro en las 22:00 en Sihlhôlzi con la contraseña "äRTeäS", que identifica al movimiento "Reclaim the streets".

Apenas quince minutos después de la hora señalada, la cantidad de personas ataviadas con máscaras y pertrechos para destruir vidrieras ya era tan evidente en Manessestrasse que la policía dio la voz de alerta. Sin embargo, los medios suizos coinciden en que los oficiales tomadas por sorpresa y no pudieron evitar la masiva destrucción que se produjo en la zona.