AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162

El Ministerio peruano de Cultura expresó, este martes, su "indignación" por el ingreso sin permiso de la ONG ambientalista Greenpeace a una zona declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad para colocar un mensaje sobre el cambio climático.

"El Ministerio de Cultura expresa de manera enfática su indignación por los hechos ocurridos en la zona colindante al Colibrí en las Líneas de Nasca, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad", señala en un comunicado.

Asimismo, precisa que ha denunciado ante la Fiscalía de Nasca esos hechos y "ha solicitado el impedimento de salida del país de los responsables".

Las líneas de Nazca son antiguos geoglifos ubicados en las Pampas de Jumana, desierto de Nazca, en la región de Ica (sur). Trazadas por la cultura Nasca (siglo I a siglo VII d.C), son cientos de formas que abarcan desde diseños simples hasta complejas figuras zoomorfas, fitomorfas y geométricas que aparecen trazadas sobre la superficie terrestre.

 AP 162
AP 162

En 1994, el Comité de la UNESCO las declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El ingreso de los activistas de Greenpeace se realizó la madrugada del lunes y los ambientalistas desplegaron al lado de la figura del colibrí telas con un mensaje para tomar conciencia sobre el cambio climático, dijo Ana María Ortiz De Zevallos, directora de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Ica.

El Ministerio, en el comunicado, señala que en esa área "está estrictamente prohibido cualquier tipo de intervención, dada la fragilidad que rodea las figuras".

"Luego de la ilegal, inconsulta y premeditada acción del grupo ambientalista, se ha producido una grave afectación del área", agrega.

Señaló que desplazarse por ese terreno requiere de gran cuidado y que los especialistas que realizan diligencias en ese lugar usan un calzado especial para no dañarla.

 AP 162
AP 162

"Considero que la ONG ambientalista ha cometido una infracción a sabiendas", precisó.

Greenpeace sostuvo, a través del Facebook ,que "las letras son sólo un paño tendido en el suelo. Todo el mundo fue muy cuidadoso y no se hizo ningún daño en absoluto".

Grupos de activistas de la ONG se encuentran en Perú como asistentes a la Conferencia de las Partes (COP20) de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, que debe elaborar en Lima un borrador con acuerdos que luego en la COP21 en París de 2015 se debe firmar.