Shutterstock 162
Shutterstock 162

Los tratamientos no invasivos son los más elegidos, tanto por las mujeres como por los hombres, quienes se muestran siempre más reticentes a los procedimientos quirúrgicos y optan por soluciones estéticas naturales para verse mejor.

Además de sus ya comprobados resultados, estos procedimientos cuentan con la ventaja de su rápida aplicación y permiten retomar las actividades habituales sin inconvenientes ni demoras.

Las fiestas de fin de año y la llegada del verano hacen que aumente la demanda de tratamientos estéticos para lograr un cuerpo bello y saludable. En ese sentido, la medicina estética continúa desarrollando productos que brindan soluciones rápidas, con resultados naturales y que permiten mejorar la apariencia de manera instantánea.

Las arrugas faciales son el resultado de factores genéticos y factores ambientales

Estos últimos pueden ser reducidos si se toman medidas preventivas, como protegerse de los rayos solares con factores de protección iguales o mayores a 30 (FPS) durante todo el año, evitar el cigarrillo y tener una buena alimentación, con una dieta rica en antioxidantes.

Además de mantener estos hábitos saludables, "hay que tener en cuenta que después de los 30 años, comienzan los cambios faciales propios del envejecimiento. Para minimizar sus huellas y evitar la aparición de arrugas y pérdida de volumen, es necesario iniciar determinados tratamientos estéticos que permitan mejorar la superficie de la piel, suavizar arrugas dinámicas y estáticas y reponer el volumen", aconseja el médico dermatólogo Pablo Pagano.

En cuanto a la corrección de las arrugas faciales, las aplicaciones de toxina botulínica tipo A y ácido hialurónico, son las que ofrecen resultados visibles de manera inmediata, siendo las preferidas tanto por los pacientes como por los profesionales.

"En los últimos años creció la demanda de procedimientos no quirúrgicos y, entre ellos, la aplicación de toxina botulínica y los rellenos faciales- en especial los de ácido hialurónico -, constituyen el 70%, superando a los tratamientos con láser, como los de depilación o rejuvenecimiento." explica Pagano.

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

Otro procedimiento con gran éxito es la aplicación de Plasma rico en plaquetas, que se obtiene de la sangre del paciente. "Se extrae la misma cantidad de sangre que para un análisis de rutina y luego se la centrifuga para obtener el plasma con plaquetas, que proporciona factores de crecimiento y estimulación de colágeno, ácido hialurónico y nuevos vasos, aplicándolo por medio de punturas en la dermis de cara, ojeras, párpados, cuello, escote y manos, con buenos resultados.", agrega el especialista. Este tratamiento, cuyos resultados duran entre cuatro y seis meses, sirve para mejorar la apariencia de la piel, brindando luminosidad e hidratación y atenuando las manchas.

Tratamientos combinados

Los tratamientos combinados permiten, en una única sesión, rejuvenecer el rostro y lucir una piel saludable, con aplicaciones rápidas, no invasivas y que aseguran un resultado exitoso.

"En particular, un protocolo exprés que realizo es la aplicación de Botox para arrugas de expresión y luego combino Laser infrarrojo (NIR) para tensado facial. Posteriormente, en el mismo procedimiento, hago la aplicación de plasma rico en plaquetas y lo combino con ácido hialurónico en surcos y labios, obteniendo de manera rápida resultados duraderos. Estos cuatro tratamientos se realizan en una hora, aproximadamente", puntualiza Pagano.

Si bien ninguno de estos procedimientos es doloroso, lo que el médico recomienda es utilizar productos de última tecnología que reducen la inflamación y cuentan con anestésicos: "Lo nuevo en ácido hialurónico son los productos desarrollados por Allergan, Volbella y Volift, para su línea Juvederm. No sólo logran una mayor duración de acción – pueden superar los doce meses -, sino que, al ser los únicos que incorporaron lidocaína, aumentan el confort y reducen los efectos inflamatorios."

Estos rellenos se aplican, principalmente, en surcos profundos, arrugas finas y labios, pero actualmente vienen siendo utilizados, también, para solucionar ojeras profundas y elevar cejas, muchas veces en combinación con la aplicación de toxina botulínica tipo A. " Además - agrega Pagano -, existe otro producto llamado Voluma, que aporta volumen a zonas de la cara como surcos nasogenianos, región temporal, mejillas y contorno facial, que permite excelentes resultados y sólo requiere unos pocos minutos para su aplicación."

Evitar la cirugía

El tercio inferior del rostro y el cuello han sido una de las zonas más difíciles a tratar, dejando como único tratamiento efectivo el lifting quirúrgico. Para todos aquellos que evitan someterse al bisturí, ya sea por temor, falta de tiempo para el período de recuperación, o por la búsqueda de resultados más naturales, recientemente una nueva alternativa no invasiva ha demostrado obtener excelentes resultados en estas áreas, tensando la piel y los tejidos, que antes sólo eran tratadas en un quirófano.

Ultherapy es el único método de lifting no quirúrgico aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos y, desde su llegada al país, no deja de sumar adeptos.

Este tratamiento utiliza el ultrasonido para impulsar el proceso natural de regeneración de colágeno. "Se estimula la generación de nuevo colágeno desde las capas inferiores de la piel, la zona que típicamente se trata en un lifting, pero sin generar ningún tipo de lesión", explica el médico especialista en cirugía estética Raúl Banegas y agrega: "es ideal para tensar la piel floja del cuello, la papada y el escote, pero también se puede utilizar en cejas y párpados."

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

"Ultherapy tiene el mismo atractivo que los rellenos faciales o la aplicación de Botox, porque permite obtener resultados naturales y duraderos, sin pasar por un post-operatorio ni requerir cuidados especiales", sugiere el especialista. "Las sesiones son de entre 60 y 90 minutos, y los resultados ya son visibles cuando el paciente sale del consultorio. Pero lo importante es que lo que estamos haciendo es activar – a través de la energía ultrasónica- la creación natural de colágeno nuevo. Este proceso se produce a lo largo del tiempo, por lo tanto los resultados óptimos se verán a los dos o tres meses".

Sin embargo, como resumen el doctor Pablo Pagano, "el mayor éxito se logra teniendo buenos hábitos durante el año, cuidando la piel de la exposición solar con cremas que incorporan factores de protección, y consultando periódicamente al dermatólogo. Además, a nivel corporal es aconsejable ir corrigiendo la flaccidez y la celulitis con protocolos médicos que combinan tecnología, medicación y drenajes linfáticos."