en Avellaneda y saltó a la cima de la tabla de posiciones, cuando restan solamente dos jornadas para el final del certamen. Tras la enorme alegría por derrotar al "Millonario" y en medio de la algarabía popular por ubicarse cerca de cortar la sequía de títulos que lo azota desde 2001,

Ezequiel Videla

brindó sus sensaciones por el momento que le toca atravesar.


El mediocampista central, ovacionado por las 50 mil almas que fueron al estadio para presenciar el éxito del elenco de Diego Cocca, confesó que "sería infantil de mi parte, de un compañero o mismo de la gente creer que ya somos campeones, pero estamos por el buen camino. Sabemos que todas las fechas son importantes y estamos cumpliendo eso. Lo más importante es que estamos con mucha confianza".


La "Academia" lidera el torneo con dos unidades de ventaja sobre el propio River y Lanús, dependiendo de sus propias posibilidades para adueñarse de la corona en disputa. "Notamos un cambio en el equipo, estamos en la etapa más importante y somos inteligentes, sabiendo leer la situación. Jugar bien no te asegura salir campeón, tampoco ser aguerrido, pero entendíamos que jugando golpe por golpe íbamos a salir perdiendo porque ellos pusieron un equipo fresco", analizó tras el triunfo de anoche.


A su vez, consultado por De Una Otro Buen Momento de Radio La Red por las principales razones de la permanencia de Racing en la punta, Videla asumió que "tenemos una gran defensa, nos da mucha tranquilidad, y sabemos que Milito, Bou o Hauche la pueden meter en cualquier momento". En tanto, sobre su rendimiento personal, destacó que "lo mío es la entrega, no esperen que gambetee a dos o tres rivales".


"A veces bajo dos kilos y medio, otras veces tres, pero lo bueno es que estamos haciendo bien las cosas. Ayer terminé muy acalambrado, pero es el precio que hay que pagar para conseguir lo que queremos", continuó el alma del mediocampo, que conmueve a cada simpatizante académico con su garra.


Para finalizar, además de agradecer el cariño de la gente, recordó que "mi viejo era de Racing y por ahí el destino hizo que yo estuviera acá... Pienso que me está dando una mano y ojalá todo finalice de la mejor manera para nosotros".