Télam
Télam

Por 5 votos a 1, los directores de la Auditoría General de la Nación (AGN) aprobaron este miércoles por la tarde un duro informe sobre el funcionamiento de Aerolíneas Argentinas entre enero de 2011 y junio de 2012. Entre otras cosas, concluyeron que en ese período la empresa estatal "cubrió con los ingresos un 68 por ciento de los gastos que efectuó", y que, por eso, perdió "984 millones de dólares".

"Por cada 100 pesos de ingresos, la empresa gastó 158 pesos para el año 2011; y de cada 100 pesos de ingresos para el primer semestre de 2012, gastó 149 pesos", calculó la AGN.

"En cualquier empresa donde se pierden casi 1.000 millones de dólares en un año y medio los accionistas no perderían ni un segundo en echar a los responsables", evaluó en declaraciones a la agencia DyN el auditor Alejandro Nieva.

El relevamiento indicó que en los 18 meses auditados "los altos gastos de Aerolíneas medidos en relación a los ingresos, comparándolos con empresas similares, se deben principalmente a las remuneraciones y a los costos por combustible".

En este sentido, el informe planteó que "comparado con otras empresas, Aerolíneas Argentinas y Austral presentan costos en personal 75 por ciento más alto y en combustible 24 por ciento mayores (medidos en AKOs, Asientos por Kilómetros Ofrecidos, esto es, la suma de la cantidad de asientos por los kilómetros recorridos por cada avión en un período)".

La auditoría informó también que la "empresa incrementó en 1.125 personas la dotación total en el período auditado (1.514 altas y 389 bajas)", pero advirtió que "no ha remitido las constancias documentales que acrediten la necesidad de incorporación de personal".

Con el relevamiento, además, "se pudo constatar que en el período auditado el Grupo Empresario ha dado de baja más aviones que los que fueron dados de alta. Sin perjuicio de ello, se han incorporado 216 pilotos en el mes de febrero de 2011, lo que supondría el alta de 6 aviones más a la flota de AA, hecho que no ocurrió".

La respuesta de Aerolíneas

"La AGN ha emitido un informe de gestión que se limita a relatar el año 2011 y primer semestre de 2012. Esos años fueron los de la transición y naturalmente la productividad de la compañía era baja ya que todavía existía una flota vieja y obsoleta heredada de la gestión privada, y todavía no se había terminado de incorporar la nueva flota y tecnología con la que hoy cuenta Aerolíneas", advirtió la empresa en un comunicado.

"Juzgar el desempeño de la compañía tomando la información de dicho período sin tener en cuenta los buenos resultados posteriores que son absolutamente irrefutables implica tener una visión sesgada con una clara intencionalidad política, más cuando proviene de militantes del partido radical, que fueron funcionarios durante el gobierno de De la Rúa", continuó.

Y concluyó: "La parcialidad e intencionalidad política de los auditores radicales que firmaron este informe se revela también en el hecho de divulgar a viva voz su informe por todos los medios que tiene a su alcance ocultando las respuestas fundamentadas y pormenorizadas que Aerolíneas Argentinas elevó oportunamente a dicho organismo".