Télam
Télam

Tal como había anunciado, Raúl Eugenio Zaffaroni presentó su renuncia a la Corte Suprema de Justicia. La decisión fue oficializada a través de una carta que le envió a la presidente Cristina Kirchner, fechada ayer en la Ciudad de Buenos Aires. El magistrado dejará de formar parte del máximo tribunal del país el 31 de diciembre.


"Motivan esta dimisión ineludibles razones normativas y, más lejanamente, éticas y de convicción personal", argumentó el magistrado en un escrito de tres páginas confeccionado con tipografía Comic Sans.


En lo que parece una crítica a su colega Carlos Fayt, Zaffaroni aseguró: "Pesa en mi decisión la idea de que la vitalicidad de los funcionarios de la Constitución, si bien excepcional, siempre es más adecuada a los sistemas monárquicos y, por ende, menos compatible con los principios republicanos".


Fayt tiene 96 años pero continúa como ministro de la Corte Suprema por un fallo que lo avala. Sucede que fue designado como miembro del Máximo Tribunal antes de la reforma de la Constitución de 1994, que impuso el límite de edad que ahora empuja a Zaffaroni a dejar el cargo.


Zaffaroni adelantó que ahora se dedicará de lleno a la labor docente con el objetivo de "formar a muchos hombres y mujeres jóvenes" para que puedan continuar "reflexionando y actuando el derecho mucho más y mejor" en pos de reducir "los niveles de desigualdad y violencia".


 NA 162
NA 162

El especialista en derecho penal cerró el escrito realizando "fervientes votos" por la exitosa culminación" del mandato constitucional de la presidente Cristina Kirchner, como también por su felicidad y ventura personal.


Zaffaroni ya había adelantado su intención de dejar la Corte Suprema públicamente. Ahora el debate se centra en la nueva conformación del máximo tribunal, que quedó con cuatro miembros estables. Por ley, la Presidente debe proponer un nuevo nombre para que finalmente sea aprobado por el Congreso. Sin embargo desde la oposición sugieren que habría que esperar al recambio de autoridades, en diciembre de 2015. Incluso hay dirigentes que creen que habría que enviar una ley para cambiar el número de miembros.


El presidente de la Corte aseguró que no hay inconvenientes técnicos para que el cuerpo continúe trabajando con cuatro miembros estables y la eventual incorporación de conjueces en casos donde haya votos empatados.