EFE 163
EFE 163

La Bolsa de San Pablo cerró este lunes con una fuerte caída de 2,8% y el real retrocedió 2,6% a su menor nivel desde 2005, en un mercado decepcionado tras la reelección de la presidenta Dilma Rousseff el domingo.

La plaza bursátil, que tenía como favorito al derrotado socialdemócrata Aecio Neves, cerró en 50.503 puntos, mientras que la moneda brasileña quedó en 2,523 unidades por dólar.

"Hay una decepción total. La caída de la bolsa llegó a ser de 6% en la apertura, lo que refleja muy claramente el ánimo tras el resultado de la elección", comentó a la AFP Alex Agostini, economista jefe de la calificadora de riesgo brasileña Austin Rating. "La evaluación de los mercados es que un nuevo gobierno de Rousseff significará sólo más de lo mismo", añadió.

Para este analista, los mercados pueden comenzar a reaccionar de otra manera siempre y cuando la ahora mandataria electa realice anuncios muy esperados por los sectores económicos. "Tiene que divulgar rápidamente a su equipo económico y las medidas de corrección de la política económica y fiscal", planteó el economista. "Quizás así los mercados comenzarán a reaccionar menos negativamente", acotó.

Los papeles preferenciales -sin derecho a voto- de la petrolera estatal

Petrobras
cayeron 11,4%,

mientras que las ordinarias -con derecho a voto- retrocedieron 10,6 por ciento.

"Las acciones de Petrobras irán reaccionando también a medida que la presidenta haga sus anuncios. Ahora los papeles caen mucho debido al intervencionismo del gobierno, que la colocó en una situación muy negativa", estimó Agostini.

Séptima economía del mundo, Brasil está actualmente en recesión técnica y con la inflación en 12 meses en 6,75%, muy por encima del centro de la meta oficial de 4,5% y del techo de 6,5 por ciento.

Brasil despertó con la mirada puesta en el recinto de cotizaciones paulista, que en las últimas semanas había mostrado su favoritismo por el candidato opositor Aécio Neves, que prometía un giro liberal en la economía.

La actual mandataria fue reelegida en la segunda vuelta de los comicios presidenciales con un 51,64% de los votos, frente al 48,36% del abanderado del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Los inversores han criticado la política intervencionista de la jefa de Estado, y defendido la receta económica de corte liberal respaldada por Neves.

Dilma Rousseff reelecta.mp4

Desplome previsto

"Era esperado que el mercado reaccionara con pérdidas este lunes. La Presidente tiene que anunciar esta semana quién será su nuevo ministro de Hacienda", dijo el economista jefe de Gradual Investimentos, André Perfeito.

Los agentes económicos le achacan a Rousseff una política con demasiada injerencia del Gobierno, que no consiguió estimular el crecimiento ni mejorar la competitividad, y le piden definir con urgencia quien será el próximo titular del área económica.

"El primer desafío de la Presidente ahora será anunciar qué hará con la política económica y las cuentas públicas. Ella tiene que intentar recuperar la confianza" perdida de los sectores económicos, señaló José Francisco Lima Gonçalves, economista jefe del banco de inversiones Fator.

En la campaña, Rousseff anunció que reemplazaría al actual ministro de Hacienda,

en el cargo desde 2006. Aunque hasta el momento no ha revelado quién será su sucesor.