162
162

La gobernación de San Luis anunció que pagará al personal dependiente del Estado una "gratificación" de $2.000, medida que alcanzará también a los beneficiarios del Plan de Inclusión Social y a docentes públicos y privados. De esa manera, indirectamente puso en aprietos a los gobernadores de otras provincias del país que aseguran que no están en condiciones de dar un extra a sus trabajadores.

El mandatario puntano anunció que ese aporte se realizará "por única vez" y no será remunerativo, a partir del 10 de diciembre. Asimismo, adelantó que el aguinaldo se pagará antes de Navidad y confirmó la puesta en marcha de un plan educativo para las personas mayores de edad que no hayan podido culminar sus estudios primarios o secundarios.

La medida se llevará a cabo "con recursos propios de la provincia", aseguró Poggi. "Hemos dispuesto estas medidas con dos meses de anticipación para que los trabajadores puedan organizarse y dar previsibilidad; podemos adoptar este tipo de determinaciones porque contamos con un presupuesto ordenado, con las finanzas sanas", destacó.

Esta noticia reavivará el descontento de sectores sindicales que ya reclamaron públicamente una compensación por la escalada inflacionaria, que debería darse antes de fin de año. Sin embargo, la solicitud chocó de frente con la negativa de numerosas administraciones provinciales que aseguraron que no tienen en agenda ni una recomposición salarial inmediata ni el pago de un plus navideño.

Entre ellas se encuentran las encabezadas por Daniel Scioli (Buenos Aires) y Francisco "Paco" Pérez (Mendoza) y el rionegrino Alberto Weretilneck.

El primer efecto del anuncio puntano se observó en la provincia de La Rioja, donde el gobernador Luis Beder Herrera trató de anticiparse a un escenario de conflictividad y les prometió a los gremios locales que dará -cuenta Ámbito Financiero- alrededor de "300 o 400 pesos" de monto fijo entre noviembre y diciembre.

En el epílogo de 2013, el gobierno de San Luis, en ese entonces bajo la gestión de Alberto Rodriguez Saá, "premió" a los empleados públicos con $500 y otorgó 250 pesos a los beneficiarios de planes sociales.