Las casas inteligentes ya son un realidad cada vez más cercana, con diseño y tecnología para simplificar la vida de las personas. Según un informe de la revista Time, cada familia en los Estados Unidos estará viviendo así en la próxima década. ¿De qué se trata esta nueva forma de vida hogareña?

Son plataformas que permiten a los objetos de la casa -puertas, cerraduras, bombillas, incluso sistemas de regado- que se comuniquen entre sí y dan prioridad a sus necesidades. Sus únicos requisitos son contar con un smartphone y un kit de inicio que incluye sensores remotos y, según señalan, "una imaginación salvaje".

La finalidad de estas casas inteligentes es que los objetos puedan ser monitoreados y controlados a distancia, por lo general con una aplicación para smartphones. También que se implementen servicios inteligentes en el hogar: Tonos de ahorro de energía, un toilet 'manos libres', un monitor central 'que todo lo sabe', una cafetera sin filtro, paredes a prueba de huracanes, bombillas personalizadas, entre otros.


Cómo las casas inteligentes cambiaron sus vidas: Tres historias

Recycled home, Atlanta (Casa reciclada)

Al comienzo de su último semestre, Spratley, un estudiante de diseño de 29 años, pasaba 90 minutos todos los días manejando entre su departamento en los suburbios y la universidad en el centro de Atlanta. "Fue agotador", recuerda ella, "y me dificultó conocer gente". Así que se mudó a un estacionamiento detrás del edificio principal de la facultad. Literalmente. Spratley, quien se graduó en mayo, fue uno de los primeros residentes de SCADpad, compuesto de tres dormitorios construido y diseñado por estudiantes, profesores y ex alumnos de Savannah College of Art and Design para demostrar que los espacios públicos subutilizados, como muchos estacionamientos estadounidenses que operan debajo de su capacidad, pueden ser reutilizados en estos hogares. Se trata de 12.5 metros cuadrados de espacio en los que muchas veces se pueden sentir agobiados. "Yo me preguntaba, ¿y dónde está mi armario?", asegura Spratley, quien encontró un montón de otras cosas para amar: las luces controladas por el iPad podían imitar una puesta de sol, una impresora 3-D en las inmediaciones que puede imprimir accesorios para el hogar y el entorno propiciaron su propia minicomunidad. "Yo tenía amigos para ver películas en el techo de la planta de estacionamiento", agrega. "Era como vivir en un pedazo del futuro".

 Time Magazine 162
Time Magazine 162

Responsive home (Hogar sensible)

Tiny House, Idaho (Casa pequeña)

Después de casarse con su novio de la escuela en 2007, Macy Miller, entonces de 22 años, tomó felizmente lo que sus amigos llaman el "siguiente paso": invirtió en la compra de una casa de más de 200 metros cuadrados con cuatro dormitorios para ella y su nuevo esposo. Pero cuando se divorciaron un año más tarde, ella asegura: "Comenzó mi tortura financiera". En primer lugar, no pudo resolver con su ex ciertas desprolijidades con la escritura y luego la economía se derrumbó y el banco se apoderó de su casa. En ese momento, Miller, que es arquitecta, tuvo una idea: "¿Qué pasa si tomo el dinero del alquiler de un año, 11 mil dólares, para construir una mini-casa". Ella no estaba sola: más de 70 estudios de arquitectura ahora se especializan en ayudar a los estadounidenses a deshacerse de sus grandes casas, caras, para recaudar dinero a bajo costo, bajo consumo de energía en diminutas casas. Miller compró un remolque de plataforma (500 dólares), alquiló 50 metros cuadrados de tierra (200 dólares al mes) y en 18 meses había construido y se había mudado a su casa de ensueño de aproximadamente 20 metros cuadrados. Ahora, sus gastos mensuales son de 400 dólares en lugar de 1,200, y ella está saliendo con su nuevo arrendador; los dos tendrán una hija en marzo. Su próximo proyecto es el diseño de una morada de 60 metros para toda la familia, incluyendo a su gran danés. "Me he dado cuenta de que no necesito una casa grande", dice Miller. "Nunca lo necesité".


 Time Magazine 162
Time Magazine 162

Tendencias de diseño en Buenos Aires

En el día de hoy se desarrollará la cumbre de las tendencias en diseño y arquitectura en Buenos Aires en el marco del ciclo "Tendiez" que tendrá a los representantes de importantes estudios de arquitectura como expositores.

Entre ellos se encuentran: Damián Vinson –MSGSSS–, Martín Bodas –BMA–, Jerónimo Mariani –Mariani Pérez Maraviglia–, Leo Lotopolsky –POINT–, Juan Martín Urgell, Gustavo Vago y Enrique Lynch –Urgell Penedo Urgell–, y Daniel Stinchi –Kraftwelt–. Tendrá lugar en el Teatro El Cubo, Abasto, en el día de hoy a las 19.