162
162

El traslado del primer satélite fabricado enteramente en Argentina tendrá un acto especial esta mañana, encabezado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, a quienes acompañará la intendenta María Eugenia Martini entre otras autoridades.

Desde las 7.30 trasladaron el Arsat-1 en un camión desde la sede del Investigaciones Aplicadas (Invap) hasta el aeropuerto internacional de San Carlos de Bariloche. Cerca de las 11.20 aterrizó el avión ucraniano Antonov, donde se cargará el satélite. Estiman que le proceso demorará unas ocho horas.

capitanich

En simultáneo al operativo, en el Centro Cívico de la localidad patagónica habrá una fiesta popular con la actuación de bandas musicales,junto a un acto, cuya transmisión está a cargo de la TV Pública.

"Luego de ocho años de planificación, investigación y desarrollo, el primer satélite geoestacionario íntegramente diseñado, construido y testeado en el país, el ARSAT-1, será enviado desde Bariloche hacia la Guayana Francesa, donde será lanzado al espacio exterior a mediados del mes próximo", señaló el ministro de Planificación, Julio de Vido.

Previo a su viaje a China, el funcionario explicó que, con el lanzamiento del dispositivo, la Argentina "ratifica su pertenencia al grupo de diez naciones en el mundo con capacidad de construir sus propios satélites, algo que hace poco más de una década parecía imposible de lograr".

"Este camino hacia la soberanía satelital fue iniciado por el presidente Néstor Kirchner, cuando tomó la decisión estratégica de recuperar la gestión del espacio radioeléctrico -cedida en los noventa a la empresa francesa Thales Spectrum- y anular la concesión de la posición orbital Nº 81 a la empresa Nahuelsat, frente al riesgo de perderla por falta de uso", señaló De Vido a través de un comunicado de prensa.

El Arsat-1 se convertirá en la primera misión espacial completa de Latinoamérica y el puntapié inicial del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino. Actualmente, están en etapa de construcción y los Arsat-2 y Arsat-3.

El ministro de Planificación advirtió entre los objetivos planteados al iniciar el desarrollo del artefacto espacial estaba el dejar de "alquilar satélites en el exterior".

"Hoy nuestro satélite ya es una realidad y una vez en órbita, brindará servicios de video, televisión, internet y telefonía a toda la nación, ofreciendo conectividad de igual calidad en todo el territorio. Se trata de una prueba fehaciente de los esfuerzos del Estado Nacional por reducir la brecha digital, y construir una Argentina que garantice el acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones", planteó De Vido.

El satélite será controlado desde la Estación Terrena Benavidez de la empresa ARSAT, donde los los especialistas podrán hacer el seguimiento, interpretación y ejecución de comandos que permitan llevar al satélite a 35.786 km de altura y ubicarlo en la posición 71,8° de longitud Oeste, donde quedará orbitando sobre el plano ecuatorial para ofrecer servicios de telecomunicaciones al país, informó el ministro.