162
162
 162
162

El periódico francés Le Monde publicó hoy una columna donde explica, de manera categórica, cómo la Argentina llegó al "infierno" actual, pese al despegue que registraba a fines de siglo XIX, cuando se posicionaba como potencia emergente en el concierto de las naciones. La excusa es, una vez más, las crisis financieras recurrentes por las que atraviesa el país, tras reeditarse un nuevo default, "el sexto" en la historia, luego del bloqueo de los pagos a los bonistas reestructurados por orden del juez Thomas Griesa.


El artículo, titulado "Lecciones argentinas", afirma que la república es "un caso único en el mundo" por su éxito inicial y posterior declive. Fue "la primera potencia agrícola" y polo "estrella" de los capitales e inmigrantes, convirtiéndose en la "novena economía más grande" del globo.


"Argentina tuvo el mismo nivel de vida que Francia entre 1900 y 1950", rememora la nota, y señala que su producto bruto interno (PBI) per cápita figuraba en el puesto 12 en el ranking mundial, justo por delante de la nación gala. Ese lugar contrasta con su posición actual, que se encuentra 62, en base a dólares corrientes, o 69, en términos de poder adquisitivo.


Para el autor de la editorial, el economista Jean-Pierre Petit, presidente de Les Cahiers Verts de l'Economie, que se dedica a la investigación en macroeconomía y estrategia de inversión, hay un responsable clave del declive.


"El peronismo ha dado forma a la vida política y social del país y la mayoría de los gobiernos se han inspirado, directa o indirectamente, en el peronismo", sostiene el economista, quien califica a esa matriz de pensamiento como la "ilusión de un modelo de desarrollo autónomo dirigido por el Estado", "libre de las restricciones de la competencia y la competitividad".


"La estrategia proteccionista de sustitución de importaciones con productos de fabricación nacional, inspirada por el economista Raúl Prebisch (1901-1986), hizo que el sector manufacturero fuese cada vez más dependiente de la ayuda y la protección públicas y nunca fue realmente competitivo", marca el editorial del Le Monde.


Además, Petit señala que existe un "clientelismo estructural", una "fuerte injerencia" del Estado en el ámbito privado y "poco respeto" de los derechos de propiedad. Y destaca también la "corrupción profundamente arraigada" y la "inestabilidad política crónica" del país, a la que ejemplifica con los "numerosos" golpes de Estado.


"El descenso paulatino a los infiernos de Argentina por casi setenta años recuerda que las diferencias de rendimiento entre las naciones se deben principalmente a las diferencias en materia de gobernanza, más que a la dotación de recursos naturales", afirma el economista.


Con este diagnóstico, el autor castiga con severidad a la dirigencia política criolla, a la que acusa de asentarse en "mitos" y "negar a la realidad", y cuyo "carácter suicida, en última instancia" le impide "adaptarse al mundo exterior".


"Hoy en día, el desempeño macroeconómico de la Argentina es similar al de Venezuela y en marcado contraste con los éxitos de otros vecinos latinoamericanos, como Chile, Colombia o México", concluye el artículo.


 162
162