162
162

Google ha empezado a eliminar algunos resultados de sus búsquedas a petición de los usuarios, después de que una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea reconociera en mayo el derecho de los ciudadanos europeos a pedir el retiro de información irrelevante o bochornosa que apareciera vinculada a su nombre en los resultados del megabuscador.

Dos semanas después de la decisión del tribunal se expidiera acerca del "derecho al olvido", la empresa estableció una página web para que los usuarios registrasen sus quejas y elevaran sus solicitudes para la retirada del contenido. En su primer día en línea, el sitio registró 12.000 pedidos.

Esta semana, Google, que realiza en San Francisco, California, su conferencia para desarrolladores, empezó a retirar algunos resultados, según confirmó el portavoz de Google Al Verney, pero aún tiene varias solicitudes atrasadas que revisar.

El letrado destacó que cada petición "tiene que evaluarse por separado", ya que la empresa no realiza una revisión automática de los pedidos presentados, según detalló la empresa al lanzar su formulario online del derecho al olvido.

El megabuscador comenzó a enviar hoy correos electrónicos a los solicitantes informándoles de la retirada de los enlaces que habían solicitado. En los resultados de búsqueda, Google incluyó una leyenda recordando que "algunos resultados pueden haber sido retirados bajo la ley de protección de datos en Europa".

Ante el aluvión de pedidos recibidos por parte de Google, una empresa francesa lanzó su sitio, forget.me ("olvídame") para ayudar a los usuarios europeos encontrar rápidamente toda su información irrelevante que circule en la web y facilitar el proceso de eliminación con el megabuscador.

El derecho al olvido en la Argentina

Pocos días después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronunciara a favor del derecho al olvido, en la Argentina la Corte Suprema realizó una audiencia para tratar un tema similar.

La modelo María Belén Rodríguez había solicitado que se retiraran resultados de búsqueda de Google y Yahoo! que vinculaban su nombre con sitios de contenido sexual.

El caso pasó por distintas instancias hasta que el máximo tribunal argentino recibió a los abogados de las dos partes en litigio para definirse acerca del alcance de la responsabilidad de buscadores web respecto del contenido que se ofrecen en las páginas que muestran sus búsquedas.

La Corte realizó la audiencia en dos tramos y aún debe pronunciarse sobre el caso.