163
163

"Existe un 60% de probabilidad de que entre junio y agosto se instale plenamente un episodio de El Niño, y esa probabilidad será de entre 75 y 80% para el período de octubre a diciembre", precisó la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

"Muchos Gobiernos ya han comenzado a prepararse para la llegada de El Niño", que será muy probablemente de "intensidad moderada", precisa la OMM.

El Niño es un fenómeno natural, que se produce cada dos a siete años, y "tiene gran influencia en el clima mundial". Su última aparición data de 2009/2010, recuerda el informe.

La OMM señala que recientemente las aguas del Pacífico tropical han registrado un aumento de la temperatura alcanzando el umbral débil de El Niño", y que "continuará aumentando durante los próximos meses" para alcanzar "su máxima durante el último trimestre de 2014".

"Las predicciones de los modelos y las opiniones de los expertos coinciden en que el fenómeno cobrará máxima intensidad durante el cuarto trimestre, y persistirá durante los primeros meses de 2015 para luego disiparse", especifica el órgano dependiente de la ONU.


Prevén pérdidas

De acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de Perú, si el fenómeno de El Niño tiene una magnitud similar a la que se observó entre los años 1997 y 1998, generaría pérdidas de u$s2.000 millones para el país, lo que reduciría drásticamente el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), proyectado para 2014. Ese porcentaje está calculado en 5,5% por el gobierno de Ollanta Humala para este año, pero podría disminuir a 3,5 por ciento.

Por otro lado, la presidente de la Sociedad Nacional de Pesquería, Elena Conterno, aseguró que su sector sería uno de los más afectados. Indicó que ya se observa un calentamiento del mar, lo que provocó que la anchoveta se desplace más cerca de la costa. De esta forma, los industriales se ven perjudicados al quedar limitada su área de pesca.

En lo que se refiere a la agricultura, Lucas Stiglich, de Apoyo Consultoría, señaló que también habría un impacto negativo, sobre todo en las agroexportaciones. Entre los alimentos que serían los más afectados, se encuentran el mango, las uvas y los bananos. Aunque habría otros que se beneficien como por ejemplo los espárragos, cuya productividad se incrementaría.

Otro de los sectores con mayor impacto por este problema meteorológico es el manufacturero. Al respecto, el presidente de la Sociedad Nacional de Industrias, Luis Salazar, afirmó que entre los productos que más se beneficiarían son los helados y las bebidas frías como la gaseosa y la cerveza. Pero, en contrapartida, las empresas dedicadas a la confección de prendas de vestir de invierno también sufrirían pérdidas.