EFE 163
EFE 163

El ex jefe del ejército y favorito a las presidenciales egipcias, Abdel Fatah al Sisi, dijo el lunes que si es elegido será el fin de los Hermanos Musulmanes, el movimiento del depuesto presidente Mohamed Mursi. Asimismo, afirmó que el ejército no desempeñará ningún papel político en el gobierno del país.

El gobierno interino que al Sisi, hombre fuerte de Egipto, instaló tras la destitución el 3 de julio del islamista Mohamed Mursi, primer presidente elegido democráticamente, ha emprendido desde entonces una verdadera represión de los partidarios del antiguo presidente y contra los Hermanos Musulmanes, que ganaron todas las elecciones desde la caída de Hosni Mubarak en 2011.

El movimiento ha sido prohibido, sus líderes encarcelados y más de 1.400 personas, la mayoría simpatizantes de Mursi, han muerto en sangrientas manifestaciones. "¿No habrá nada parecido a los Hermanos Musulmanes bajo su presidencia?", preguntó un periodista. "Sí, eso es", respondió firmemente al Sisi.

"El ejército no desempeñará ningún papel en la labor de gobernar Egipto", indicó al Sisi a dos canales de televisión privados, en su primera entrevista desde que anunció su candidatura en marzo. Preguntado si era el candidato del ejército, el mariscal retirado respondió que "no".

Al Sisi es el gran favorito para ganar las elecciones presidenciales previstas para los días 26 y 27 de mayo.

Para explicar la caída de Mursi, elegido un año antes, recordó que tres días antes de su destitución millones de egipcios se habían lanzado a las calles reclamando su partida, acusándolo de gobernar mal al país y de acaparar todo el poder en provecho de su cofradía, así como de intentar islamizar a marcha forzada a una sociedad egipcia muy liberal.