163
163

Luego de la semana en la que el Barcelona tropezó en la Liga, fue eliminado de la Champions y perdió la final de la Copa del Rey, en la prensa española se preguntan "¿Qué te pasa Leo (Messi)?". El argentino estuvo lejos de su mejor versión y la teoría de que el Mundial Brasil 2014 es su única prioridad, crece con cada rendimiento regular suyo.

Pero en ese último partido en Mestella también faltó Cristiano Ronaldo. Un atleta incansable, de pocas ausencias, que también sorprendió al sentarse en el banquillo ante Borussia Dortmund para tomar precauciones sobre su lesión. Los dos mejores futbolistas del mundo son la representación de la hipótesis de moda: ¿los jugadores se cuidan de los golpes antes de la Copa del Mundo?

 163
163

La tapa del diario Sport con una pregunta concreta sobre el rendimiento de Messi

Lo que alguna vez le pasó a Alfredo Di Stéfano, que formó parte de la nómina española pero no jugó en Chile '62 por un golpe, le puede suceder a cualquiera. Las desgracias no entienden de estrallas ni de cracks. El físico puede terminar con el sueño de un deportista, y la prevención parece ser la alternativa.

El psicólogo Marcelo Roffé, presidente de Asociación de Psicología del Deporte Argentina (APDA), habló con Infobae América y explicó que "el miedo a lesionarse es el más votado" en sus estudios con futbolistas y que "el Mundial puede potenciar ese temor".

Roffé trabajó con clubes del fútbol argentino y también tuvo un paso por México. Pero desarrolló un papel fundamental en las selecciones juveniles argentinas entre 2000 y 2006, como adjunto del cuerpo técnico de José Pekerman.

"Puede haber un contagio de una psicosis general en los jugadores, pero es dificil de demostrar", apunta Roffé"Puede haber como un contagio de una psicosis general en algunos jugadores que, en su inconsciente, piensan 'uh, no me pasará a mí, espero que no'", explicó Roffé, que al lado del actual seleccionador de Colombia, atendió a Messi, Mascherano, Tevez, Agüero y tantas otras figuras de la Argentina.

Desde su posición, Roffé cree que "la mayoría de los jugadores, ligados al alto rendimiento, juegan y no piensan en eso" porque "el jugador de selección está muy bien pagado por su club y le exigen en proporción de su calidad".

Es autor de nueve libros sobre la psicología aplicada al deporte, el último se titula El Partido Mental. Con ese conocimiento, también aclaró que "no hay que generalizar" y dio su argumento sobre la aparición del rumor que implica a los futbolistas que se cuidan.

"Hay casos puntuales y a partir de los malos resultados la gente quiere justificar eso de alguna manera. El Mundial es muy importante y se juega cada cuatro años. Es para elegidos. Los entrenadores de selección le hacen hincapié al jugador de lo que significa el torneo, y lo que significa representar al país y aumentar su cotización. Quizás sea el primero y el último de su carrera. Los jugadores no son tontos. Pero si alguien se guarda algo es difícil de demostrar", analizó.

Hay varios factores que llevan a un futbolista a lesionarse, y Roffé destacó a las emociones como el principal motivo para quedar expuesto a los golpes: "La psicología es caso por caso. Depende mucho de la personalidad de cada jugador. Los temores y los miedos siempre aparecen, pero el estrés y la carga emocional aumentan la vulnerabilidad. No es el único causante, pero juega un papel importante."

Una vez que sucede, que el sueño se rompe y lo que queda al lesionado es dar apoyo externo a sus compañeros, Roffé dijó que es importante "hacer el duelo". Si bien, aclaró que "la influencia de lo psicológico es mayor en las lesiones blandas (sin contacto con rivales), que en los accidentes", todos deben superarlo de la misma forma.

Actualmente, le toca al portero español Víctor Valdés, el inglés Theo Walcott, el costarricense Bryan Oviedo y la lista de posibles bajas para la próxima Copa del Mundo. Todavía reza el colombiano Radamel Falcao García, el alemán Sami Khedira y el argentino Fernando Gago.

"Hay que hacer foco en que lo importante es recuperarse de la lesión para continuar jugando y que el deporte siga siendo su fuente de trabajo hasta esperar una revancha. Pero el duelo tienen que atravesarlo, es inevitable. Depende de cada caso y de cada nivel de expectativa, pero hay veces en que se puede comparar con una separación, o hasta con la muerte de un familiar", cerró el especialista entrevistado.