Télam 162
Télam 162

La intendenta de Rosario, Mónica Fein, se mostró "dolida" por los tres linchamientos ocurridos en la última semana en la ciudad santafesina y que terminaron con un joven de 18 años muerto tras la golpiza de un grupo de vecinos.

"Estoy absolutamente en contra de buscar justicia por mano propia. Nos convierte en personas que no valoran la vida", señaló Fein en diálogo con Radio 2 de Rosario.

No obstante, reconoció que "quien cometió un delito debe pagarlo", aunque de otra forma, y pidió que la Justicia "acelere los tiempos".

El primer caso ocurrió el sábado pasado. Desde una moto, David Moreira, de 18 años, intentó arrebatarle el bolso a una mujer que llevaba a su hija de 2 años en brazos, pero terminó forcejeando con ella. Un grupo de vecinos logró interceptarlo y lo molió a golpes, mientras que su cómplice escapó.  Cuando llegó la policía, el chico ya había perdido gran cantidad de masa encefálica. Murió tras cuatro días de agonía en el Hospital Álvarez.

Ayer, a 15 cuadras de allí, la moto en la que dos jóvenes escapaban de un robo chocó contra un taxi y uno de ellos, que quedó "atontado" por el impacto y no pudo escapar, terminó siendo brutalmente golpeado por varios transeúntes. Lo salvó la policía, que frenó la agresión.  "Si no llegaban los agentes, lo mataban", relató un testigo a Rosario 3.

      linchamiento rosario

El último caso de justicia por mano propia sucedió anoche, alrededor de las 21:30. Según informó La Capital, un joven de 21 años que acababa de asaltar a dos mujeres junto a otros dos cómplices fue retenido y ferozmente golpeado por un grupo de vecinos. No sufrió heridas de gravedad, pero fue trasladado al Hospital Alberdi. Las actuaciones quedaron radicadas en la subcomisaría 24ª.

Los linchamientos no se limitaron a Rosario. Ayer, en el barrio San Martín de la capital provincial, un hombre señaló a un joven de 17 años como el presunto ladrón de su moto y comenzó a golpearlo. Varios transeúntes se sumaron a la "paliza" y el menor terminó siendo trasladado al Hospital Cullen con politraumatismos. "Unas cuantas personas le pegaron unos 10 minutos. Quedó medio inconsciente", contó un testigo a la prensa local.