EFE 163
EFE 163

La guerrilla de las FARC y algunas bandas narcoparamilitares de Colombia estarían "lavando" el dinero producto del narcotráfico y las extorsiones a través de la entrada al país de miles de cigarrillos producidos en la tabacalera del presidente de Paraguay, Horacio Cartes, según un informe de prensa revelado este domingo.

La investigación hecha por el diario El Tiempo señala que las autoridades están tras la pista de miles de cajetillas que entran ilegalmente por Aruba y Curazao al país sudamericano y "que terminan en manos de estructuras criminales colombianas" como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y Los Urabeños.

La información revelada por El Tiempo, que tendría "carácter reservado", indica que las autoridades holandesas y colombianas ya cuentan con "facturas falsas o alteradas de exportaciones de cigarrillos Ibiza y Marines", marcas de la Tabacalera del Este S.A. (Tabesa), cuyo propietario es Cartes.

Se presume que las cajetillas salen desde las caribeñas islas hacia la zona aduanera del municipio de Maicao, en el departamento de la Guajira (norte), fronterizo con Venezuela. El diario cita además, que tras conocerse en julio del año pasado que bandas criminales distribuían los cigarrillos paraguayos, "autoridades locales le enviaron una comunicación al presidente Cartes exponiéndole las dimensiones que había tomado el tráfico ilegal de los cigarrillos".

Se estima que más de 67 millones de dólares al año han sido evadidos fiscalmente a través de la comercialización ilegal de los cigarrillos, mientras que las pérdidas en ventas legales superan los 209 millones de dólares.

El Tiempo detalló que con el apoyo de un grupo de periodistas de Brasil, Argentina, Perú y Costa Rica se logró demostrar que el tráfico de cigarrillos paraguayos "en la llamada triple frontera (Paraguay, Brasil y Argentina) superó en volumen al de coca y está a punto de sobrepasarlo en valor".

Finalmente, el diario colombiano se refiere a las interceptaciones telefónicas en manos de la Fiscalía General que evidencian el "matrimonio" entre traficantes, FARC y mafia. Una unión que al parecer comenzó con el cobro de "impuesto" por cada camión con mercancía ilegal que pasaba por las rutas de contrabando controladas por esas organizaciones, pero que con el tiempo se convirtió en "un negocio" para esas estructuras.

Hace casi un año, el libro La otra cara de HC, del periodista paraguayo César "Chiqui" Ávalos, reveló documentación sobre los procesos judiciales y las denuncias hechas contra Cartes desde 1985, cuando se destapó un escándalo con divisas que habría perjudicado al Estado paraguayo en cerca de 100 millones de dólares.

El libro relaciona a Cartes con lavado de divisas, narcotráfico y contrabando de tabaco y cigarrillos, acusaciones que el mandatario rechazó en una entrevista publicada por el diario ABC de Asunción, en 2013. "Para mí, el contrabando es un problema aduanero y quiere decir meter ilícitamente un producto en otro lado. Puedo asegurar que (eso) nosotros no hacemos", dijo.