Sociedadmiércoles 12 de marzo 2014

Como en Malasia: el misterio del Boeing 707 de Varig

Hace más de 35 años, una aeronave de la compañía brasileña se perdió media hora después de haber salido de Japón en vuelo hacia Río de Janeiro. Sus restos nunca fueron encontrados

Crédito:

La desaparición del vuelo 967 de la mencionada aerolínea, un carguero que había despegado del aeropuerto de Narita en la noche del 30 de enero de 1979, continúa siendo uno de los mayores misterios de la aviación mundial.

Si bien se presume que el avión cayó en algún punto profundo del oceáno Pacífico cerca de Japón, lo cierto es que hasta ahora no se han encontrado los cuerpos de los seis tripulantes ni tampoco los restos de la aeronave.

El avión de Varig había despegado de la estación aérea de Narita a las 20:23 y su último contacto con el controlador de tráfico aéreo fue a las 20:55. Tenía previsto hacer un nuevo contacto a las 21:23, pero eso no ocurrió, lo que despertó la sospecha de que algo extraño había ocurrido.

El controlador de tráfico aéreo intentó contactarse con el comandante del vuelo, Gilberto Araújo da Silva, pero nadie le respondió. La ruta indicaba que la aeronave debía pasar primero por Honolulu (Hawaii) y luego por Anchorage (Alaska), pero no voló sobre ninguno de estos dos lugares.

A la mañana siguiente, comenzaron las búsquedas en Japón: aviones estadounidenses y barcos nipones inspeccionaron la zona donde la nave probablemente había caído. Pero una semana después, sin éxito, el rescate fue dado por concluido por las autoridades.

Según datos de la Aviation Safety Network, 109 aeronaves han desaparecido en la historia de la aviación mundial, pero nunca hubo otro caso similar al del carguero de Varig.

Una de las hipótesis sobre lo que ocurrió indica que el avión pudo haberse despresurizado durante el vuelo, lo que llevó a la tripulación a perder la conciencia de a poco. Según esta versión, la nave voló en piloto automático hasta que se le acabó el combustible, tras lo cual cayó al mar, según publica el periódico Folha de San Pablo.

Otra de las teorías sugiere que el avión fue derribado luego de ingresar, sin autorización, al espacio aéreo de la ex Unión Soviética.

El Boeing 707, que debería haber aterrizado en Los Ángeles y Panamá antes de llegar a su destino, Río de Janeiro, había salido de Japón con 20 toneladas de cargamento, dentro del cual había piezas de computadoras y 53 obras del pintor japonés nacionalizado brasileño Manabu Mabe, valuadas en 1.200.000 dólares.

Comentarios