Télam
Télam

El director de tesis del actual ministro de Economía no es para nada tierno con la política económica oficial, aunque destaca la inteligencia teórica y la formación de su ex alumno y "amigo".

Teubal, doctor en Economía Agraria e Investigador Superior del CONICET en el Instituto Gino Germani, dirigió a Kicillof en su tesis sobre la Teoría General de Keynes.

Considera que la industrialización sólo fue un eslogan para este Gobierno que en realidad apostó todo el comercio exterior a la soja. "No soy pro-gobierno pero no tampoco soy anti-gobierno", aclara. "¿Quién de la oposición tiene un proyecto alternativo al ajuste?", se pregunta.

Teubal sostiene que el proceso de industrialización sustitutiva de importaciones se cortó con la dictadura militar y que, aunque en la post-convertibilidad hubo "cierta industrialización", no necesariamente fue "sustitutiva de importaciones".

"Hubo énfasis en la industria automotriz pero eso potenció también la dependencia externa. Y la industria de Tierra del Fuego no logró superar el ensamblaje. Incluso lo textil estuvo muy basado en los sintéticos que son importados", sostiene.

Y ahora, frente a la crisis, dice Teubal, "hay fuga de capitales y nos damos cuenta de que no existe una autonomía tan grande como hubiéramos querido tener".

"Seguimos dependiendo de las exportaciones primarias, sobre todo la soja –ejemplifica–, que representan el 70% de las exportaciones. Ahí no hubo un cambio y eso muestra la vulnerabilidad externa de nuestra economía". El ex profesor de Kicillof asegura que alguien del oficialismo le dijo: "¿Qué hubiéramos hecho si no hubiéramos tenido la soja?". Y él concluye que "la crisis actual es producto también de las políticas que ellos (los kirchneristas) impulsaron (porque) se promovió la soja pero no se promovió la producción de alimentos".

Afirma que, en base a datos de la CEPAL, "en toda América Latina hubo una reprimarización", ya que "incluso los gobiernos progresistas siguen con el extractivismo" y no se revirtió el "proceso de concentración y extranjerización del capital".

Teubal critica el "modelo extractivista": "Hay una clara política hacia los grandes capitales extranjeros como Monsanto, Barrick o Chevron", dice, y sostiene que frente al boom de los precios de las commodities, la política oficial se limitó a "aprovechar esa circunstancia; Grobocopatel decía que había soja para rato y el Gobierno se jugó a eso, pensó que no había que generar resquemores con sectores de poder a nivel internacional para maniobrar y seguir con otras políticas de inclusión social".

Considera que el Gobierno no debió "basar toda su estrategia de comercio exterior en la soja (porque) eso trae consecuencias a largo plazo para la economía en general", como consecuencia, por ejemplo, del uso de agrotóxicos y de la deforestación.

Entrevistado por Diego Genoud para La Política Online, dice que la devaluación es "un reconocimiento de que ciertas variables se están descompensando demasiado y hay que ponerle freno a eso", pero advierte que "el peligro es que profundicen un ajuste y se nieguen a aumentar los salarios".

"La economía se está enfriando porque la devaluación genera caída de los salarios reales y hay menos consumo –señala–. Claro, no llegamos al ajuste tipo España o Grecia, donde la deuda es más del 100% del PBI nacional. Tenemos la ventaja de una política de desendeudamiento que fue importante. Pero acá la cuestión es si seguimos con políticas ortodoxas, con los ajustes, o si seguimos con políticas heterodoxas y qué políticas heterodoxas. No sé quién está pensando en una política heterodoxa en la oposición. Dentro del Gobierno, tampoco se ve claro".

Sobre su ex alumno Axel Kicillof, Teubal dice: "Lo conozco de ámbitos académicos, pero además somos amigos. Éramos amigos, no sé hoy. Jajaja".

Afirma que le extrañó que devaluara: "No sé si tendría que haberlo hecho en ese momento porque eso desató un montón de factores y no sé si va a poder controlar las variables económicas, incluyendo el salario".

Califica al actual ministro como una persona "muy inteligente a nivel académico", que "conoce sobre teoría económica, y no se puede decir lo mismo sobre los ministros de Economía por lo general", pero admite que "ser ministro significa otra cosa: administrar el Estado y enfrentarse a una serie de grupos de poder".

Dice ignorar en qué sectores se apoya Kicillof para impulsar su política, ni cuáles son hoy sus objetivos. "No sé qué respaldo tiene".

"Por otra parte –señala– yo no sé qué les pasa a las personas cuando asumen cargos de importancia. De un ámbito universitario, acostumbrado a las discusiones y a la crítica de la economía, pasar a un lugar y tener que defender una política y soslayar ciertos temas en función de objetivos más amplios. (...) La política cambia a las personas al menos cuando tienen que tomar decisiones. Por ahí cambian en cierto sentido y empiezan a ser más cínicos (...)".

Un ejemplo que pone Teubal es el de la negociación salarial con los maestros: "Le querría ver la cara a Axel junto con los docentes porque siempre estaba de este lado. Ahora de golpe se encuentra del otro lado. Si los aumentos no son acordes con la inflación, eso significa un ajuste. (...) Los salarios fueron a la cola de la inflación, salvo algunos gremios importantes".