162
162
 162
162
 162
162

Su historia con la carrera más difícil del automovilismo mundial empezó mal: en 2010 su moto se incendió en La Rural antes de que comenzará la travesía y debió abandonar. Pero no se dio por vencido y regresó para ganarle al Dakar y hacer historia.

En 2013 completó la vuelta entre Perú, Argentina y Chile con un octavo puesto, la mejora clasificación de un piloto nacional en la categoría en todas las ediciones. Y para este año, Javier Pizzolito va por más.

"El top 10 de 2013 es muy bueno y ojala lo pueda repetir, pero me quiero meter entre los cinco mejores este año", dijo a Infobae el corredor de Pinamar, que competirá con una moto Honda del equipo HRC, junto con Helder Rodrigues, Sam Sunderland, Joan Barreda y Paulo Goncalves.

A diferencias de las ediciones anteriores, para 2014 Pizzolito pudo completar una preparación sin lesiones y llega a la largada con mucho entusiasmo. "Este es el año más fuerte para mí de las cuatro participaciones que tuve, cuento con un equipo increíble, una moto con un desarrollo muy buen grande que nos da posibilidades de pelear la carrera en los puestos de adelante", agregó.

"El trabajo estos meses fue muy intenso, vengo trabajando muy intensamente desde que estoy en la categoría, pero esta es la primera vez que me puedo dedicar a mejorar la performance física y sobre la moto de lleno", sostuvo.

Sobre el recorrido que unirá Rosario con Valparaiso y por primera vez en la historia pasará por Bolivia, el corredor explicó que como todos los Dakar este también será especial, con caminos que hay que respetar. "La categoría se hace más competitiva  y eso nos obliga a los pilotos a entrenar y nos guardarnos nada", dijo a Infobae.

"No haber cumplido mi objetivo de máxima me motiva a seguir. Aspiro a integrar un podio algún día", concluyó Pizzolito, quien el próximo 4 de enero pasará por la rampa de la largada simbólica junto al Monumento a la Bandera con el número 14.