www.lacapital.com.ar 162
www.lacapital.com.ar 162

"A las 9 de la mañana nos llamaron. Empezamos a atender a personas con heridas cortantes muy importantes. Atendimos a 70 personas, entre ellos chicos desde los 3 años. Siete de ellos tuvieron amputaciones de dedos", relató el profesional.

En muchos casos, las palometas arrancaron hasta la segunda falange, por lo que se hizo imposible reconstruir los dedos de los niños más afectados. "El ataque fue bastante grave", indicó.

Ayer, luego del ataque, las autoridades hicieron un cerco y le pidieron a todas las personas que abandonen el río, sin embargo a la media hora del brutal ataque la playa otra vez estaba llena de personas.


Sergio Nani trabaja en rambla Cataluña, el balneario público en el que ayer un ataque de palometas generó pánico y heridas a varias personas. En medio de los festejos de Navidad, le tocó revivir algo que si bien no es habitual, ya había pasado en otras ocasiones.

El salvavidas recordó que en los años 2002, 2006 y 2009 debió intervenir en ocasiones similares. También hubo problemas con rayas, que a diferencia de la palometa se defiende con la cola. "Es muy doloroso", contó.

Esta mañana, luego de que la noticia de lo sucedido en Rosario recorriera el mundo, Nani ingresó al agua como lo hace todos los días pero tomó sus precauciones, según repasó: "Entré con pantalón largo y zapatillas y por suerte salí ileso"

De acuerdo a la explicación del especialista, este tipo de cardumen se mueve en aguas cálidas, donde no hay grandes corrientes, por lo que la posibilidad de que regresen está latente. Depende de la temperatura y de los movimientos del agua.

Por lo pronto las autoridades del Municipio ya tomaron nota y analizan poner redes especiales para evitar el avance de estos primos de las pirañas que ayer dejaron a 70 personas heridas y a muchas más llenas de miedo.