Reuters 162
Reuters 162

El papa Francisco se comunicó con el arzobispo de Córdoba, Carlos Ñáñez, preocupado por los saqueos que sacudieron a la provincia de Córdoba; por esta situación, el Sumo Pontífice exhortó al reencuentro y la paz

Así lo reveló el prelado en su homilía dominical en la cual advirtió que se había roto la amistad social y pidió "una conversión moral".

Náñez relató que "ayer por la mañana el Santo Padre me llamó por teléfono. Quería interesarse por la situación de Córdoba y expresarnos su cercanía en la oración".

Según radio Cadena 3, el Papa "pidió que fuéramos capaces de reencontrarnos para que la paz reinara entre nosotros. Se lo agradecí profundamente y le pedí la bendición, que de corazón nos
dejó
". Francisco también abogó por bucar la "esperanza en la reconstrucción de nuestra sociedad".

Por otra parte, Náñez reflexionó a título personal que se vivió la semana pasada "una penosa transgresión a la ordenada y civil convivencia, se han atropellado las personas, sus bienes, proyectos, sus esperanzas, se ha roto los vínculos entre los semejantes-vecinos; son desgarradores algunos testimonios: se ha roto la amistad social".

"Por eso es urgente una conversión moral", añadió y abogó para que ese proceso los "haga reconocer y desaprobar el mal realizado, el mal de no haber prevenido ni previsto estos desórdenes, el mal de haber dejado sin seguridad a la población indefensa, el mal de haber atropellado y saqueado a nuestros semejantes".