Políticadomingo 08 de diciembre 2013

Las posibles lecturas después de los comicios del 8D

Sofía Benavides

Por: Sofía Benavides sbenavides@infobae.com

Las elecciones municipales plantean dificultades a la hora de leer los resultados porque, a diferencia de las presidenciales de abril, no emergerá un ganador evidente. ¿Quién podrá proclamar el triunfo?

Las elecciones de este domingo definirán un total de 335 alcaldes de municipios y 2.435 concejales de esos distritos, pero a diferencia de las presidenciales o las legislativas, no consagrará a un ganador evidente, y en consecuencia, los resultados habilitarán diferentes lecturas políticas.

Después de una campaña electoral marcada por la violencia y el ventajismo electoral, pero también por la inauguración de una batería de medidas económicas impulsadas por el chavismo, hay consenso en torno a la idea de que, para uno y otro bando, se trata de una campaña de carácter plebiscitario.

La importancia de los comicios anticipa entonces una fuerte disputa en torno a las interpretaciones de los resultados, que podrán ser leídos en diferentes planos:


1- La cantidad de alcaldías:

Es el primero y más lineal de los análisis: horas después del cierre de los comicios, ambos bandos procederán a contar cuántas alcaldías -de las 335 en juego- tienen en su poder. Actualmente, el oficialismo domina el 80% muy por encima de las que controla la oposición.

Sin embargo, los analistas coinciden en que las chances de que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) aumente su número de alcaldías son muchas. El reparto actual corresponde a los resultados del año 2008, con Hugo Chávez vivo y una oposición que todavía carecía del liderazgo de Henrique Capriles.    

De acuerdo con declaraciones difundidas a la prensa, la MUD intentará ganar entre 100 y 134 municipios, casi duplicando los que gobierna actualmente.

"Queremos bajar ese 80% del PSUV lo más que se pueda y lograr una diferencia grande de votos. Para alcaldías como Maracaibo o Valencia hará falta un caudal de sufragios, pero el trabajo será más arduo en las zonas rurales y con menor densidad poblacional, que tradicionalmente han optado por el oficialismo", analizó Felix Arroyo, jefe de asuntos electorales de la coalición, de acuerdo con el periódico venezolano El Nacional.

      Elecciones Municipales Venezuela 1170 (3).jpg

2- Las alcaldías importantes:

El otro nivel de análisis es el de la "calidad" de los municipios, relacionado por un lado con el peso demográfico y por el otro con el peso político de los mismos.

Valencia, Barquisimeto, Maracaibo, el distrito Metropolitano de Caracas, Mérida, Libertador y Maracay, son las alcaldías de las principales ciudades y de ninguna manera representan lo mismo que las de la llamada "provincia de la provincia": territorios rurales, de menor densidad poblacional y distanciados de los centros urbanos.

Hasta ahora, allí ha residido el fuerte de la oposición, y puede que incluso avance en esos distritos. De acuerdo a la periodista Argelia Ríos, si el gobierno de Nicolás Maduro sólo logra retener las localidades del interior, se estaría confirmando un "proceso de ruralización del proyecto bolivariano", que la especialista comparó con el vivido por el viejo y poderoso Partido Acción Democrática, en la antesala de la debacle de "Puntofijo".

"En el caso de que la oposición crezca y conquiste nuevas alcaldías principales, se estaría haciendo con el poder en los centros urbanos de mayor peso dentro del denominado 'corredor electoral' venezolano: ése que decide las elecciones nacionales y que, sin duda, decidiría cualquier medición que se plantee en adelante", vaticinó Ríos.

"Esos distritos deciden las elecciones nacionales y decidirán cualquier medición que se plantee en adelante"

En este marco el oficialismo ha multiplicado sus esfuerzos durante la campaña electoral para intentar recuperar la Alcaldía Metropolitana de Caracas, hoy en manos del opositor Antonio Ledezma.

"Para el gobierno, la conquista de esa 'alcaldía mayor' como también se conoce al Distrito Metropolitano, representa la oportunidad de compensar la pérdida de votos en otras ciudades clave, como valencia, Barquisimeto y Maracaibo", explicó Ríos en diálogo con Infobae.

De acuerdo a diversos análisis, un triunfo del chavismo estaría dado en el plano de las alcaldías de importancia en el caso de que triunfe en las llamadas "joyas de la corona": Alcaldía Metropolitana, la de Maracaibo y la Barquisimeto.

Ignacio Ávalos, del Observatorio Electoral Venezolano, también se refirió a los posibles resultados en los grandes municipios y explicó que "para la oposición, perder Maracaibo sería catastrófico".


3- Los votos absolutos obtenidos

Más allá de la cantidad de alcaldías obtenidas y de la importancia de cada uno de dichos municipios, el tercer dato y en algún punto definitorio, son los votos totales que obtenga cada bando, más aún en el contexto de la nacionalización de los comicios.

Con el objetivo de resultar triunfador en la sumatoria total de votos, es que el líder de la MUD y jefe de la campaña opositora, Henrique Capriles, ha recorrido cada rincón del país y se ha fotografiado junto a los candidatos locales en busca también de desempatar finalmente los resultados del 14 de abril.

El político y economista venezolano Teodoro Petkoff pronosticó en diálogo con Infobae un resultado similar al de las elecciones parlamentarias del 2010, en las que aunque la oposición logró más votos absolutos que el chavismo, éste se quedó con el triunfo al lograr la mayoría de las bancas en la Asamblea Nacional.

"Es una paradoja, pero podría ocurrir algo parecido a lo que ocurrió en ese momento: que la oposición consiga más votos, pero que el chavismo se quede con el control de una mayoría de las alcaldías y por tanto se declare ganador", arriesgó Petkoff.

Ignacio Ávalos agregó a las posibles interpretaciones de los resultados un último pero no por eso menos importante plano: el del imaginario colectivo. Según él, después de contar los números de alcaldías, analizar en manos de quién quedaron los distritos clave y contar los votos totales, entrará en juego el poder de cada bando por instalar la idea de que es él suyo y no el contrario, el verdadero ganador de la contienda.

"Allí es donde entrará el poder mediático, o el llamado 'poder de fuego', que actualmente, sabemos, está en manos del oficialismo".


Comentarios