Sociedadmiércoles 27 de noviembre 2013

El ataque de furia de una clienta en un local de telefonía celular

El mal funcionamiento del servicio y la falta de respuesta por parte de la empresa provocaron la reacción de la mujer. El video de una escena cada vez más habitual originada por los problemas diarios en comunicaciones

Crédito:

"Todas las empresas funcionan igual de mal", coinciden los miles de usuarios de telefonía celular. Y dependiendo del temperamento de cada uno, esa frase se traduce en acciones directas como la que tuvo esta mujer que fue a realizar un reclamo a un local de Movistar.

La reacción de esta clienta, cuyo nombre no trascendió, es la muestra de lo que genera a diario el ineficaz funcionamiento del servicio de telefonía móvil en la Argentina, donde, según el último relevamiento, hay cerca de 50 millones de celulares en el país.

En el video, captado por otro cliente y subido a las redes sociales, se puede ver cómo la mujer se acercó al local por un conflicto con su línea de teléfono (dijo que era clienta hace 10 años) y no se lo solucionaron. Incluso, denunció que dos empleados de comercio la agredieron físicamente. Hasta efectivos de la Policía Federal debieron intervenir por el ataque de nervios en el que cayó la usuaria del servicio, ante la falta de respuesta de los empleados y responsables del local de Movistar.

      Telefonia celular ilustracion

A principios de septiembre y ante las reiteradas quejas de los usuarios por el mal funcionamiento de las redes, el gobierno presentó un nuevo proyecto para la reglamentación de los servicios de telefonía celular y convocó a que manifiesten sus opiniones sobre la propuesta a través de una consulta no vinculante.

La convocatoria –oficializada a través de la Resolución 12/2013 del Ministerio de Planificación Federal– contempla reemplazar el actual "Reglamento General de Clientes de los Servicios de Comunicaciones Móviles", que rige desde 1997, por una nueva normativa que incluya nuevas obligaciones, reglas y sanciones acordes a la modernización del mercado.

¿Quién puede hablar dos minutos por su celular sin que se le corte la llamada? ¿Cuántas zonas del país hay sin cobertura? ¿Quién puede utilizar el 3G?, siguen siendo las preguntas a las que nadie, desde las empresas, incluso desde el Gobierno, puede responder.

Comentá