Al momento de pensar en la situación que vive México en el ámbito futbolístico, es inevitable trasladarse a lo que sucedió en Argentina a finales del 2001, cuando tuvo sentados en el sillón de Rivadavia a cinco mandatarios diferentes durante una semana. Obviamente, el caos reinaba. Igual de lo que sucede en tierras aztecas, pero desde el contexto futbolístico.


En las últimas horas se confirmó que Miguel Herrera será el nuevo entrenador del "Tri", en reemplazo de Víctor Manuel Vucetich, quien no pudo lograr la clasificación directa al Mundial en una zona relativamente fácil. Hasta ahí todo normal, claro. Los técnicos en el fútbol van y vienen, pero es tal la vorágine que se vive en México que el nombramiento de Herrera tiene particularidades que rozan lo insólito.


Herrera será el cuarto entrenador de la Selección de ese país en ¡40 días!. Al menos, llamativo. Y no sólo eso: es actualmente entrenador del América, líder del torneo local con seis puntos de ventaja sobre sus escoltas y con un partido menos, pero a pesar de conducir al combinado nacional, seguirá al frente de las "Aguilas".


En el banco del "Tri", que antes de Vucetich tuvo a "Chepo" De La Torre y Luis Fernando Tena (interino), estará Herrera junto al mismo cuerpo técnico que lo acompaña en América y, por ahora, sólo será el DT en el Repechaje del 13 y 20 de noviembre ante Nueva Zelanda buscando un pasaje a Brasil. Si logra ese objetivo, no tiene asegurada la continuidad. Por lo pronto, el "Piojo" tiene un plan preparado para vulnerar a los de Oceanía: jugará con la base de su equipo, las "Aguilas".


Y dentro de ese boceto futbolístico que prepara el DT, aparece el nombre del ex futbolista de River Rubens Sambueza, quien sería nacionalizado para formar parte del "Tri". Si esa idea se lleva a cabo, el volante sería el quinto argentino 'convertido' en mexicano en los últimos tiempos, ya que antes lo hicieron el "Chaco" Giménez (ex Boca e Independiente), Daniel Ludueña (ex River), Matías Vuoso (surgido del "Rojo") y Lucas Lobos (enlace de la cantera de Gimnasia de La Plata).


Los "aztecas", que siempre dominan la escena en las Eliminatorias de la Concacaf, entraron a la Repesca por la ventana: el último partido cayeron ante Costa Rica y pudieron acceder al choque contra los neozelandeses porque Estados Unidos venció a Panamá en el último minuto.