163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163

Un millonario anónimo entregó 50 mil dólares a la organización Animal Place para salvar del sacrificio a unas tres mil gallinas que ya finalizaron su período como ponedoras de huevos en California.

Casi la mitad ha sido trasladada a la costa este, donde vivirán en una especie de retiro. Allí podrán disfrutar de una jubilación en una granja donde, además de salvar su vida, tendrán una libertad de movimientos que no han conocido nunca antes.

Es que este tipo de animales es mantenido habitualmente en jaulas de pequeñas dimensiones, estimuladas para que produzcan huevos con el mayor rendimiento posible. Esta exigencia les dura unos dos años, tras los cuales son enviadas a cámaras de gas para su sacrificio.

Sin embargo, su expectativa de vida es de al menos dos años más, aunque incluso podrían vivir hasta los seis. En su nueva casa neoyorquina tendrán libre albedrío y compartirán su retiro con vacas, cerdos y otros animales de granja.